680 865 214
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in excerpt
Search in comments
Filtrar por...
Filter by Categorías de productos
Colchones
Somieres
Canapés Abatibles
Camas Articuladas
Geriatria
Accesorios

Seguro que alguna vez te has levantado con dolor de cuello tras dormir en una cama que no es la tuya, y te has preguntado: ¿Habrá sido culpa de la almohada? ¿Hubiera sido mejor dormir sin almohada? 

Descansar sin almohada, es decir, dormir en la cama sin apoyo en la cabeza, no es tan raro como puede parecer en un principio. Incluso algunas personas se abrazan a esta alternativa para conseguir la postura ideal, porque su almohada no se ajusta a sus necesidades o intentando resolver sus problemas de cervicales u otro tipo de dolor crónico.  

Sin embargo, la historia, la tradición y, sobre todo, la fisiología, dicen que las almohadas son elementos clave que ayudan a mantener nuestro bienestar físico y psíquico favoreciendo sueños reparadores.  Como siempre decimos, el descanso es la base de la salud, y para cuidarlo debemos escoger bien los productos que utilizamos  

Dormir sin almohada ¿es bueno o es malo?   

La respuesta a esta pregunta es una respuesta ambiguaDepende. Dormir sin almohada no es bueno hablando en términos generales, ya que la almohada es fundamental en nuestro descanso para conseguir la alineación ideal entre cuello y espalda, de manera que la columna vertebral quede recta para aliviar la presión sobre las cervicales, favoreciendo la circulación y el completo reposo del cuerpo.  

Si bien es cierto que, dependiendo de tu postura al dormir, puedes usar alternativas o incluso prescindir de ella. Por ejemplo, si duermes siempre boca arriba (y apenas te  mueves durante la noche), puedes permitirte el lujo de no usar una almohada común. Pero si duermes de lado, necesitas una almohada que te permita mantener la cabeza recta con respecto a la columna vertebral.  

dormir de lado

¿Qué pasa si duermo sin almohada?  

Descansar sin el soporte de la almohada significa desaprender un modo de dormir naturalizado. Una forma de estar que el cuerpo y el organismo aceptan como saludables para el descanso. Y es que descansar sin la almohada incluso puede ocasionar problemas de salud indirectos. Entre otros:  

Cuellos tensos 

 Cuando se duerme en posición lateral sin almohada, los músculos del cuello se mantienen tensos, estirados. Por esa razón, al despertarse, el dolor de cuello es invariable. Así, las personas que duermen de lado necesitan, sí o sí, de almohada para contraer los músculos del cuello y no forzarlos.  

Reflujos de ácido 

 Descansar sin el apoyo de una almohada, con la boca a la altura del estómago hace más fácil que los reflujos de ácido lleguen a la boca y, en consecuencia, se regurgite de forma involuntaria y, con ello, también se interrumpa el sueño y el descanso. La clave es conseguir que el esófago esté inclinado y no horizontal. Ni que decir tiene que los ácidos del reflujo pueden dañar las paredes del mismo esófago en un tránsito que no es natural.  

¿Por qué no es bueno dormir sin almohada?  

El cuello es una zona donde se reúnen músculos, pequeños huesos móviles, flujo sanguíneo y conexiones nerviosas a los que cualquier presión les puede afectar. Con la edad, la sensibilidad en la zona se acentúa. Por tanto, hacer reposar la cabeza sobre un soporte durante las largas horas de sueño es un factor altamente positivo.   

Recomendaciones para elegir almohada  

La elección de la almohada que nos llevamos a la cama es fundamental para completar un descanso reparador. Más allá del material de relleno de la almohada que puede desencadenar alergias y de la recomendación de usar algodón; la altura, la consistencia del relleno, la longitud, y la anchura de la almohada son variables a tener muy en cuenta. Existen muchos modelos de almohadas:  

Almohadas que retienen el calor 

 Las mejores para las noches frías de invierno son las de pluma de ganso. La estructura natural de las plumas forma cavidades que mantienen el calor durante más tiempo.  

Almohadas frescas

 Ideales para noches calurosas o para los que nos gusta mantener siempre la cabeza lo más fresca posible. Suelen estar compuestas por espuma viscoelástica de gel o carbono, que minimiza la acumulación de calor y humedad, y por materiales atérmicos como el grafeno. 

Almohadas para dejar de roncar 

 La forma, el tamaño y la consistencia de una almohada ayudan a colocar la cabeza mientras se duerme y, con ello, a dejar libres las vías respiratorias y reducir cualquier tendencia a roncar.  Para descubrir que almohada te funciona a ti para esta tarea, no tendrás más remedio que probarlas.

Tamaños 

 Se suelen elegir almohadas grandes para camas grandes. Sin embargo, la elección más sensata es preferir el tamaño en función del grado de confort y de la forma de dormir que desee cada persona. Una almohada grande puede ser acogedora, pero varias almohadas pequeñas permiten ajustar el cuerpo y la cabeza para una buena sesión de lectura en la cama.  

Almohadas hipoalergénicas 

Se trata de rellenos pensados para personas que tienen problemas con materiales naturales o sintéticos. Cualquier tienda de descanso especializada debe contar con varios modelos con esta característica.

Almohadas gruesas para dormir de lado 

Las personas que duermen de lado deben usar almohadas gruesas.  

Almohadas finas para dormir boca arriba 

Las personas que acostumbran a dormir boca arriba, en cambio, deben dormir con almohadas más finas incluso si lo hacen sobre colchones más duros y firmes.  

Almohadas con viscoelástica

Algunos rellenos de espumas especiales con memoria elástica. Estas se adaptan a la presión que ejerce la cabeza sobre la almohada, cuando desaparece la presión recuperan la forma original. Se trata, por tanto, de almohadas que no se deforman.  

Almohadas orgánicas 

Sus materiales de relleno son transpirables y son resistentes a la aparición de ácaros, hongos y moho.  

Almohadas para cervicales 

Específicamente diseñadas para proporcionar la mejor posición a nuestra columna vertebral. Son muy recomendables, sobre todo si el durmiente es propenso a tener dolor cervical o cuenta con algún problema específico en la columna.

   

Elegir una buena almohada es tan importante como decidirse por un colchón de calidad, ambos suman para crear las condiciones ideales de un descanso reparador. ¡No te la juegues en lo más importante!

Cualquier duda o sugerencia, ¡déjala en los comentarios!

 

 

Uso de cookies

En Dormitorum utilizamos cookies tanto propias como de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si continuas navegando entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies
Carrito Producto eliminado. Deshacer
  • No hay productos en el carrito