Dormir con antifaz

Dormir con antifaz… ¿es beneficioso para el sueño? Hace un par de años ni nos planteábamos esta pregunta, el antifaz para dormir era un objeto extraño y que poca gente usaba en su día a día. Era un complemento que se consideraba casi de ficción, y que solo veíamos en el cine o en la televisión.

Todos recordamos la escena de Desayuno con diamantes donde Audrey Hepburn se despertaba bien peinada,  y con un sofisticado antifaz azul con pestañas…Y nosotros nos preguntábamos ¿alguien usa eso para dormir?

Pues resulta que sí, cada vez hay más adeptos a usar antifaz por las noches. Las costumbres cambias y seguramente hace unos 10 años tú también tenías unas costumbres diferentes a las de ahora. Algunas las habrás dejado por completo y otras las habrás creado desde cero. Y, ¿por qué no sumarte a la última tendencia de los antifaces para dormir? ¿quieres conocer los beneficios?

ANTIFAZ DORMIR

Fotograma de la película “Desayuno con diamantes” (1961)

Beneficios de dormir con antifaz

Tapa toda la luz

Este es el uso principal por el que se usa el antifaz. Si eres de los que les molesta el más mínimo rayo de luz que pueda entrar en el dormitorio, el antifaz puede ser una buena solución. La luz, y sobre todo la luz solar, funciona en el organismo como un despertador natural. Si los ojos captan la luz, estos mandan una señal al cerebro para activarlo y despertarlo. De esta manera, un antifaz bloqueará toda la luz que pueda entrar en el dormitorio. Es una muy buena opción si trabajas de noche y tienes que dormir cuando ya ha salido el sol…y si tu casa no tiene persianas o si aun así se cuela algún haz de luz.

Ayuda a crear melatonina

La melatonina es una hormona que produce nuestro cuerpo de manera natural y que ayuda a controlar los ciclos del sueño o ritmos circadianos: estar despierto por el día y dormido por la noche. Esta hormona se segrega en el organismo cuando duermes, y es necesaria una oscuridad casi completa.

La luz puede arruinar la creación de la melatonina, y por lo tanto un bloqueador puede ayudar a la producción de esta hormona. Para ello puedes servirte del antifaz, que y te ayudará a estar a oscuras mientras duermes y por lo tanto a crear más melatonina.

Te ayudará a relajarte

Seguro que muchas noches te has metido en la cama y no has tenido la fuerza suficiente para mantener los párpados cerrados y te has pasado toda la noche “con los ojos como platos”. El antifaz puede ser muy útil en estos casos. Al colocártelo te obligas a cerrar los ojos y a mantener los párpados cerrados. De esta manera volver a abrirlos será mucho más complicado, imposible si no te quitas el antifaz. Así puedes centrarte en tus propios pensamientos y a relajarte, bloqueando cualquier tipo de estímulo visual.

Ideal si compartes dormitorio

Si duermes con tu pareja o cama o habitación con otra persona, el antifaz puede ser tu gran aliado. Es muy difícil, casi imposible diría yo, que los ciclos y fases del sueño de ambos estén “sincronizados”. Seguro que alguno tiene el sueño más ligero que el otro, se levanta por las noches o simplemente tiene que despertarse antes por diferencias de horarios.

Es estos casos, el antifaz puede ayudarte a seguir durmiendo si tu compañero o compañera de dormitorio enciende la luz, se levanta por las noches, o se queda un rato con el móvil en la cama antes de dormir.

Para descansar bien junto a tu pareja 

Si compartes cama junto a tu pareja, es posible que el motivo de no dormir sea el colchón o el somier sobre el que descansáis, más que las costumbres o la falta de sincronización. Si tu pareja se mueve por la noche en vuestra antigua cama y ésta hace ruido, es normal que te despiertes. Sin embargo, esto no sucede con la cama y el colchón adecuado.

Ayuda a reducir las ojeras

Dormir con antifaz puede ayudarte a reducir las bolsas y ojeras, ya que mejora la circulación de esta zona. La piel del contorno de los ojos es muy sensible, fina y delicada. El antifaz la protegerá de los ojos por las noches, y ayudará a activar la circulación de la sangre.

Si te levantas con los ojos hinchados puedes optar por un antifaz relleno de gel que puedes enfriar en el frigorífico para descongestionar toda la zona de los ojos.

Que no falte en tu maleta

El antifaz debe ser un complemento que no debe faltar en tu maleta. De hecho, algunas aerolíneas los regalan en vuelos de largas distancias para echar una cabezadita.

Dormir en una habitación diferente, y en una cama que no es la tuya no es lo ideal para conciliar el sueño. Puede ser que sufras un poco de insomnio si te vas de viaje, por ello el antifaz puede ser de gran ayuda.

Además, en algunas habitaciones de hoteles no hay persianas, y la luz entra cuando amanece. Estas situaciones te obligan a utilizarlo, ya que el antifaz te ayudará a dormir a oscuras, creando un ambiente que te sea familiar y similar al de tu dormitorio habitual. 

Te recomendamos que antes de ponértelo hagas una limpieza profunda de tu cara. Debes tener tu piel limpia, sin restos de máscara de pestañas ni de maquillaje. De lo contrario, podrás provocarte alguna irritación. Y no olvides lavar el antifaz, al  menos, una vez a la semana. 

Inconvenientes de dormir con antifaz

Aunque como has podido ver, dormir con antifaz puede tener numerosos beneficios para conciliar el sueño, aunque también le hemos encontrado un par de inconvenientes.

El principal problema que nos podemos encontrar es la comodidad. No es que el antifaz sea incómodo en sí, es que, si estamos acostumbrados a dormir con la cara despejada, aun con el mejor antifaz del mundo, puede resultar un poco incómodo al principio. Acostumbrarse a dormir con antifaz lleva su periodo de adaptación, pero con el tiempo llega un punto en que ni se nota.

Es recomendable que la primera vez que pruebes a dormir con antifaz, lo hagas una noche en la que puedas dormir hasta tarde, un fin de semana, por ejemplo. Puede que te cueste coger el sueño al principio, y te lo quites al cabo de un rato. Hay que tener paciencia.

Otro punto a tener en cuenta es el tipo de antifaz que compres. Es importante que sea de una tela suave, transpirable y flexible. El método de sujeción también es importante para la comodidad. Elije un antifaz con cinta elástica que se adapte bien al contorno de tu cabeza. Si te queda muy apretado te molestará y su queda demasiado suelto acabará cayéndose.

Tipos de antifaz que se pueden encontrar

Hay varios factores que entran en juego a la hora de elegir el mejor antifaz. Por ejemplo, el tipo de material. Comúnmente se conocen dos tipos de antifaces según su material:

  • Antifaz relleno de gel: como su propio nombre indica, el relleno de gel hará que la zona de tus ojos se desinflame, consiguiendo así, disminuir las ojeras y las migrañas, entre otras afecciones. Estos son un poco más pesados que los demás. Si eres de los que duermes boca arriba, puede resultarte algo incómodo.
  • Antifaz tradicional: los típicos que están fabricados de diferentes materiales y diseños, seda o algodón, son algunos de ellos. Con ellos conseguirás tapar toda la luz pudiéndote relajar mucho más fácil. Así podrás mejorar la calidad de sueño.

El antifaz “top” es el antifaz de seda. Se trata de un material muy suave que consigue reducir la fricción con tu piel, logrando que no te queden arrugas. Cómo si nunca lo hubieras usado. Además, este material no absorbe el sudor ayudando a mantener la hidratación natura de tu piel.

Otro punto positivo es que es la seda es hipoalergénica, es decir, será muy difícil que te provoque alguna reacción. En el caso de que vayas a usar el antifaz ocasionalmente y no quieres gastarte mucho dinero, lo mejor será elegir un antifaz que no te apriete mucho la cara. 

Consideraciones finales

No te preocupes por la talla, todos son de talla única y se ajustan perfectamente a tu cabeza.

Ten en cuenta tu posición favorita a la hora de dormir. Si eres de los que se mueve mucho, un antifaz ligero te resultará más cómodo.

Y, por último, su precio. No son nada caros, todo dependerá del tipo de antifaz que escojas. Su precio medio oscila entre los 7 y 30 euros. Invierte en tu descanso y mejora la calidad de tu sueño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para poder dejar un comentario has de aceptar las siguientes reglas RGPD y marcar la casilla:
DORMITORUM te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por DORMITORUM SL. La finalidad de la recopilación de tu nombre, correo electrónico y contenido es que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web.
Legitimación: Consentimiento del interesado. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en cualquier momento poniéndote en contacto con nosotros al correo info@dormitorum.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Ir arriba