Bruxismo

¿Qué es bruxismo?

El bruxismo es un movimiento inconsciente y rítmico que consiste en apretar la mandíbula fuertemente o en hacer rechinar o crujir los dientes. Esto puede ocurrir tanto por el día (bruxismo diurno) como por la noche (bruxismo nocturno). Además, es frecuente tanto en jóvenes como en la edad adulta. 

La principal consecuencia del bruxismo nocturno es que desgasta el esmalte dental y a los propios dientes, pudiendo incluso llegar a producir pequeñas fracturas. También puede afectar a las encías, inflamándolas o causando que se mueva algún diente. Todo esto ocasiona dolor en la mandíbula.  

Síntomas 

Los síntomas más habituales que pueden ayudar a detectar el bruxismo son: 

  • Rechinar los dientes provocando un sonido perceptible. 
  • Desgaste del esmalte dental. 
  • Problemas en los dientes: dientes aplanados, desgastados, fracturados… 
  • Dolor o sensibilidad en los dientes. 
  • Dolor en la mandíbula, cuello o cara. 
  • Trastornos en la articulación temporomandibular, lo que puede hacer que los músculos de la mandíbula estén rígidos o dificultad para cerrar o abrir la boca del todo. 
  • Dolores de cabeza que comienza por las sienes. 
  • Heridas al morder la parte interna de las mejillas. 
  • Cefaleas y migrañas. 
  • Alteraciones del sueño. 

Causas 

Aunque hay varias causas que pueden producir el bruxismo, el factor más desencadenante es el estrés. La intensidad del bruxismo dependerá de la cantidad de estrés a la que estamos sometidos.  

Además del estrés, otras de las causas del bruxismo son: 

  1. La ansiedad, la ira o la frustración. 
  2. Tener una personalidad hiperactiva, agresiva o competitiva. 
  3. Los efectos secundarios de algunos medicamentos psiquiátricos, como los antidepresivos
  4. Consumir bebidas estimulantes como el café o el alcohol
  5. Fumar tabaco o consumir drogas
  6. Casos de familiares con bruxismo: es muy probable que, si tienes bruxismo, otros miembros de tu familia también lo hayan tenido. 
  7. Otros trastornos: El bruxismo puede estar relacionado con otros trastornos y enfermedades como son el Parkinson, la demencia, la epilepsia, el trastorno del reflujo gastroesofágico, trastornos relacionados con el sueño y el trastorno de déficit de atención con hiperactividad (TDAH). 

Cómo afecta al sueño 

Como hemos visto en los síntomas, una de las señales que nos permiten detectar la aparición del bruxismo son las alteraciones en el sueño. 

El bruxismo nocturno es un trastorno del movimiento relacionado con el sueño. Las personas que lo padecen y aprietan o rechinan los dientes mientras duermen de forma involuntaria tienen más posibilidades de padecer otros trastornos del sueño como puede ser la apnea del sueño o los ronquidos. 

Además, si el bruxismo es muy intenso puede colaborar a que se produzcan interrupciones en el sueño o dificultades para conciliarlo, lo que produce que no se pueda tener un descanso reparador.  

Soluciones 

En la mayoría de los casos de bruxismo nocturno el tratamiento estrella son las férulas de descarga. Esta férula es un protector de dientes que se hace a medida y se ajusta a la dentadura del paciente y se coloca durante la noche al dormir. Su principal función es relajar la articulación temporomandibular y evitar que se rechinen y aprieten los dientes para que no se dañen. 

Es importante en las férulas que estén perfectamente confeccionadas, con un material rígido pero menos duro que los dientes. Es esencial que este material no sea blando, ya que al apretar la mandíbula sobre ese material podría provocar inestabilidad en las articulaciones de ésta. 

Además, también es importante que la férula esté hecha a la medida del paciente y en función de sus necesidades, ya que de lo contrario podría agravar los casos de apnea del sueño. 

En el caso de que el bruxismo sea muy avanzado y exista un importante desgaste dental, otro tratamiento podría ser la rehabilitación protésica de las piezas dentales

En cualquier caso, estos tratamientos serán definidos por un especialista ATM después de valorar la intensidad del bruxismo y las causas que lo están provocando. 

Además de los tratamientos específicos, existen una serie de ejercicios para modificar el estilo de vida orientados a disminuir el estrés y, de esta forma, aliviar los síntomas del bruxismo y mejorar la calidad de vida.

Algunos de estos ejercicios son: 

  • Ejercicios de relajación como el yoga, la meditación o los ejercicios de respiración profunda. 
  • Ejercicios de mandíbula y cuellos prescritos por un fisioterapeuta especializado. 
  • Ejercicio aeróbico. 
  • Darse un baño caliente o aplicarse paños calientes en la zona donde se produce el dolor. 
  • Darse un automasaje por las zonas de mandíbula, cabeza y cuello. 
  • Evitar los alimentos duros y el chicle para no hacer esfuerzo con la mandíbula y mantenerla relajada. 
  • Evitar los alimentos dulces y con mucha azúcar, al igual que las bebidas estimulantes y refrescos. 
  • Evitar el tabaco, alcohol y otras drogas. 
  • Acostarse y despertarse siempre a las mismas horas, manteniendo unos horarios de sueño. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para poder dejar un comentario has de aceptar las siguientes reglas RGPD y marcar la casilla:
DORMITORUM te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por DORMITORUM SL. La finalidad de la recopilación de tu nombre, correo electrónico y contenido es que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web.
Legitimación: Consentimiento del interesado. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en cualquier momento poniéndote en contacto con nosotros al correo info@dormitorum.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Ir arriba