a qué edad cambiar de cuna a cama

El paso de cambiar de dormir en la cuna a dormir en una cama es una de las etapas clave en la vida de un niño y una de las cuestiones que más dudas generan a los padres.

El momento más apropiado lo determinará el propio niño. De manera general, este paso suele darse alrededor de los 2 años o 2 años y medio, aunque no hay una edad exacta. Lo importante es no precipitarse ni obligarles a hacer ese cambio si todavía no están preparados.

Muchos niños que tienen hermanos mayores adolescentes suelen dar este paso antes, ya que los ven durmiendo en una cama más grande y quieren imitarlos. Por otro lado, habrá niños que tarden más en querer salir de la cuna ya que se sienten seguros en ella.

Una de las señales que indica que tu hijo o hija está listo para dar este paso es que comienza a escalar para salir de la cuna. Cuando esto ocurra, lo mejor será hacer el cambio cuanto antes para evitar que se de un golpe en la cabeza al caer.

Otra señal es que os lo pida directamente, sea cual sea la razón.

Cómo hacer el cambio de la cuna a la cama

Cuando hayáis decidido que vais a hacer ese cambio, es importante que involucréis a vuestros hijos en este proceso.

Lo principal es estimularles haciendo que sean ellos quienes tomen decisiones. Cuando vayáis a comprar la cama y sus accesorios, dejad que elijan las sábanas, el estampado, los cojines, y todo lo que necesite. No importa que el color que quieran no combine con el resto de la habitación, es su gran momento y deben sentirse escuchados.

En Dormitorum tenemos una amplio catálogo de camas para dormitorios juveniles con una increíble relación calidad-precio. Echa un vistazo a los productos que tenemos en oferta. Seguro que tus hijos están encantados de elegir su cama online.

También es buena opción que estén presentes en el momento de desmontar la cuna y montar la nueva cama, o incluso participar en el proceso, aunque sea sujetando alguna pieza.

Cuando ya tengan su cama lista, es importante que, sobre todo al principio, sigan manteniendo los mismos hábitos de sueño que cuando estaban en la cuna. Así el cambio no les parecerá tan brusco.

El cambio puede hacerse paulatinamente. Por ejemplo, hacer las siestas en su nueva cama, pero seguir durmiendo en la cuna por la noche.

Un aspecto fundamental es no hacer coincidir este momento con algún otro cambio clave en su vida como puede ser una mudanza o la llegada de un nuevo hermano. Con esto último, es importante que el cambio no se produzca bruscamente para darle su cuna al recién llegado, ya que podría generarle celos.

Pero, ¿Qué tipo de cama elegir?

Hay que tener una serie de factores en cuenta a la hora de elegir la primera cama de tus hijos, todos ellos orientados a garantizar su seguridad.

En primer lugar, es importante que la cama no tenga bordes o esquinas puntiagudas con las que pueda hacerse daño, tanto a la hora de dormir como mientras juega.

El cuerpo del niño estará todavía acostumbrado a la seguridad que le proporcionaban los barrotes de la cuna, por lo que para evitar que se mueva de más y se caiga, habrá que colocar una o dos barandillas a los lados, dependiendo de si la cama está pegada a la pared o no.

También habrá que evitar que la cama sea excesivamente alta, para que no se hagan daño en caso de que se caigan. Además, si la cama no tiene mucha altura, podrán subirse ellos solos, con lo que se sentirán más libres e independientes.

Si vais a colocar cabecero a la cama, cuanto más sencillo sea, mejor. Lo ideal es que fuese acolchado y sin barrotes.

Es importante que entre el colchón y la cama no haya ningún hueco, de lo contrario se le podría quedar encajado el pie o la mano y hacerse una lesión.

En cuanto al colchón, debe elegirse un colchón con firmeza media-alta y que no produzca hundimientos.

El colchón que selecciones para tu hijo debe ser transpirable, para evitar que se acumule el calor y la humedad. También es recomendable que tenga tratamientos hipoalergénicos y de higiene.

Además, si el colchón tiene un grosor suficiente, aguantará el peso del niño durante más tiempo y le podrá durar más años.

En Dormitorum podrás encontrar colchones para niños como el Colchón Viscoelástico Roll Visco Cuba y almohadas con núcleo de viscoelástica como la Picadillo Visco Aloe, para que tus hijos puedan disfrutar de un buen descanso.

Otras ofertas recomendadas en colchones para niños

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para poder dejar un comentario has de aceptar las siguientes reglas RGPD y marcar la casilla:
DORMITORUM te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por DORMITORUM SL. La finalidad de la recopilación de tu nombre, correo electrónico y contenido es que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web.
Legitimación: Consentimiento del interesado. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en cualquier momento poniéndote en contacto con nosotros al correo info@dormitorum.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Ir arriba