Tipos de camas hospitalarias     

tipos de camas hospitalarias-small

Cada vez es más frecuente tener en la familia a una persona con afecciones incapacitantes. Puede tratarse de una persona adulta, joven o incluso un niño. Por eso, hoy te vamos a hablar de los tipos de camas hospitalarias que permiten mejorar la calidad de vida de las personas con movilidad reducida.

Estas camas hospitalarias alivian muchos de los problemas que puede sufrir tu ser querido. Por ejemplo, el paciente sentirá mejoras en la espalda, además de la reducción del dolor de las extremidades inferiores, el asma, el reflujo estomacal y los problemas del corazón.

¿Qué tipos de camas hospitalarias hay?

1- Camas de Somier Fijo

Estos equipos de descanso constan de una estructura metálica o de madera, con barandillas por uno o dos lados. El somier es rígido y no permite elevar ni la cabecera ni los pies. Algunos de estos equipos pueden llevar incorporado ruedas.

Estas camas son muy básicas, por lo que la comodidad para el enfermo y el cuidador no es uno de sus puntos fuertes.

2- Camas articuladas manuales

Las camas articuladas manuales tienen la estructura básica descrita en el punto anterior, pero en este caso sí llevan el somier articulado en 2 planos. Con este equipo de descanso se gana algo más de comodidad porque el enfermo puede incorporarse y elevar sus pies. Aun así, estas camas siguen siendo un tanto básicas, ya que su articulación es manual.

3- Camas articuladas eléctricas

Las camas articuladas eléctricas son muy cómodas, ya que al somier fijo convencional se le incorporan 5 planos de articulación. Además, los movimientos de los planos se hacen directamente desde el mando, lo que da al paciente un extra de autonomía. A diferencia de las manuales, se pueden articular todas sus funciones sin tener que levantarse de la cama. También se les puede acoplar los diferentes accesorios existentes: barandillas, cabeceros, etc.

4. Camas Geriátricas Hospitalarias con carro elevador

Las camas con carro elevador son las que encuentras en los hospitales, es decir, las camas hospitalarias. También las conocerás como camas geriátricas o camas ortopédicas (aunque realmente las ortopédicas son algo diferentes, como veremos en el siguiente punto).

Estos equipos de descanso cuentan con barandillas abatibles y un somier articulado y eléctrico. Además, destacan por su extra en comodidad: el carro elevador. Las camas geriátricas pueden elevarse en altura gracias al motor eléctrico que contienen, permitiendo adaptar la altura de la cama a las necesidades del enfermo y el cuidador. De esta manera se garantiza un mayor bienestar para ambos, ya que los esfuerzos físicos son menores. Tu familiar podrá bajarse de la cama muy fácilmente y tú no sufrirás dolores ni malas posturas al ayudarlo.

5. Camas ortopédicas

Las auténticas camas ortopédicas son camas especiales para enfermos con problemas específicos de tipo medular, fracturas de miembros, lesiones múltiples, quemados severos, enfermedades vasculares, etc.

Son equipos de descanso específicos para pacientes con enfermedades muy severas y procesos de recuperación distintos a los habituales. Se diferencian de las hospitalarias por la robustez de sus materiales, suelen ser de mayor envergadura y con los somieres de hierro.

Características imprescindibles de una cama hospitalaria

Estas son las características que debes tener en cuenta a la hora de adquirir una cama hospitalaria. Piénsalo bien, porque se trata de un elemento fundamental para garantizar una buena recuperación.

1. Emplazamiento: ¿Dónde colocarás tu cama hospitalaria?

Es importante pensar en su ubicación dentro de la habitación. Su emplazamiento debe permitirte acceder por, al menos, tres lados: lo habitual es por los laterales y los pies.

También es recomendable que el emplazamiento de la cama no esté demasiado cerca de puertas y ventanas, así evitarás que a tu familiar le molesten corrientes de aire. Algo parecido ocurre con las fuentes de luz: la cama debería estar emplazada en un lugar en el que no le dé directamente luz, ya que tampoco es agradable.

2. Ruedas: muy útiles para que la cama hospitalaria se pueda mover

El equipo de descanso de un enfermo puede incorporar ruedas en sus patas, un sencillo sistema que es tremendamente útil. De esta manera, podrás mover fácilmente la cama por la habitación para, por ejemplo, limpiar, acercar a tu familiar a la ventana, llevarlo cerca del cuarto de baño, etc. Pero cuidado, fíjate que las ruedas cuenten con un sistema de frenado que permita inmovilizar la cama y evitar desplazamientos inesperados.

3. Barandillas, seguridad y punto de apoyo

Garantiza la seguridad de tu familiar enfermo con un simple gesto: coloca barandillas a ambos lados de la cama para evitar accidentes por caídas. Además, las barandillas son un punto de apoyo en el que tu paciente encontrará una gran ayuda para incorporarse y moverse cuando desee.

Por otro lado, existe otro sistema que puedes adjuntar a la cama del enfermo y le ayudará a tener otro punto de apoyo: el trapecio, un sistema independiente que puede incorporarse a la cama si se desea.

Las barandillas, si son abatibles, resultan mucho más cómodas, sobre todo para ti como cuidador, ya que te permitirá curar, lavar y cambiar a tu familiar con más facilidad.

4. Tamaño y altura de la cama de un enfermo

El tamaño de la cama hospitalaria debe ser amplio para que tu ser querido pueda descansar con total bienestar. No tendrás problema en este sentido porque, en la actualidad, puedes encontrar muchas medidas distintas en el mercado.

Algo que es realmente útil es que la cama lleve algún sistema de elevación regulable para adaptar la altura a la necesaria en cada momento. El carro elevador os hará la vida mucho más fácil a todos: el enfermo podrá levantarse cómodamente de la cama y tu espalda no sufrirá al ayudarle.

¿Cuáles son los modelos de camas hospitalarias que te recomendamos?

En Dormitorum.com te recomendamos 4 modelos de camas hospitalarias con versatilidad para los cambios postulares del enfermo:

Cama hospitalaria Trend y Anti-Trendelemburg

La cama hospitalaria Trend y Anti-Trendelemburg es articulada para poder lograr la posición Trend y Anti-Trendelemburg.

Posición Trend: consiste en poner al paciente con su cabeza más abajo que los pies para evitar la concentración de oxígeno y lograr la circulación de la sangre desde la vena cava al corazón.

Posición Anti-Trendelemburg: se basa en ubicar la cabeza más elevada que la columna vertebral para favorecer el camino sanguíneo hacia las extremidades inferiores.

Cama geriátrica hospitalaria plegable XXL

La cama geriátrica hospitalaria plegable XXL dispone de un carro elevador para el somier, lo que facilita giros, cambios, subida y bajada del paciente para aseo o cualquier otra necesidad. Estos carros eléctricos están fabricados con una estructura de tubo de acero esmaltado.

Cama geriátrica hospitalaria Safe Healthy Life

La cama geriátrica hospitalaria Safe Healthy Life cuenta con las mismas cualidades que las que se venden en una ortopedia. De esta manera, el paciente tendrá las mismas comodidades que en un hospital, pero con la tranquilidad y el bienestar que supone estar en su casa.

Con la inclinación leve que ofrece, facilita que el torso esté más arriba que las extremidades inferiores. Esto brinda un soporte a la espina dorsal, aliviando los puntos de presión y facilitando el drenaje postural.

Cama geriátrica hospitalaria Fixed Healthy Life

La cama geriátrica hospitalaria Fixed Healthy Life viene con un somier articulado eléctrico para cambiar las posiciones y evitar, así, las famosas úlceras por presión, un problema frecuente que sufren las personas en esta situación. Asimismo, tienes la posibilidad de añadirle el accesorio que necesites, como barandillas o juego de cabeceros, entre otros.

Con toda esta información, ya estás preparado para comprar la cama hospitalaria que tu ser querido necesita.

¿Te gustaría conseguir una cama geriátrica hospitalaria a un precio muy económico? Entonces, haz tu compra a través de internet, en una tienda de colchones online, y así encontrarás precios más bajos para la cama hospitalaria de tu familiar.

Finalmente, si quieres saber más acerca de los requisitos para la seguridad y el funcionamiento de las camas de hospital, no dudes en consultar a un experto. En la misma tienda online donde compres tu equipo de descanso te ayudarán en lo que necesites.

Accesorios para camas hospitalarias

En esta sección, vamos a recomendarte varios accesorios que creemos que pueden ayudar en el cuidado del paciente. Estos accesorios facilitarán la vida del cuidador y la calidad de vida del enfermo.

Grúa para el traslado del enfermo

Tener una grúa para el traslado del enfermo es de gran utilidad, ya que cumple una función realmente importante en la elevación, traslado y movilización del paciente con limitaciones para moverse. En otras palabras, esta herramienta es la solución ideal para trasladar dentro de casa a las personas que no pueden valerse por sí mismas.

En Dormitorum tenemos la grúa de traslado para enfermos perfecta para facilitar el cuidado de tu ser querido.

Barandillas abatibles

Las barandillas son también otro accesorio imprescindible, ya que ayudan a evitar caídas a pacientes con problemas de movilidad. Lo suyo es que se abatan de una manera sencilla para poder entrar y salir de la cama más cómodamente.

En nuestra web contamos con unas barandillas de estas características. ¡Pincha aquí y descúbrelas!

Incorporador trapecio

Este artículo de ortopedia aporta una gran autonomía a todos aquellos que estén enfermos o a personas con movilidad reducida. De esta manera, se sentirán mucho mejor viendo que no necesitan a una persona para todo, además de que el cuidador no tendrá que estar ayudando constantemente. El incorporador trapecio es recomendable para todos los pacientes que no tengan problemas de movilidad en los brazos.

Entra en nuestra tienda online y echa un vistazo al incorporador trapecio que tenemos.

Colchoneta antiescaras

La colchoneta antiescaras es un accesorio súper útil para personas que pasan mucho tiempo tumbadas en una cama, ya que previene de úlceras de grado 1. Estas colchonetas son capaces de repartir el peso del cuerpo por toda la cama, y esto evita las lesiones en la piel.

En Dormitorum tenemos la mejor colchoneta antiescaras para que tu ser querido descanse sin preocuparse por las dichosas escaras, ya que son muy dolorosas y reducen la calidad de vida del paciente.

¿Qué colchón es mejor para una cama hospitalaria?

Para una cama geriátrica, lo recomendable es tener un colchón articulado. Los colchones articulados cuentan con unas características que acompañan perfectamente a las posiciones de una cama hospitalaria. Además, es imprescindible que el núcleo del colchón sea flexible y tenga mucha elasticidad.

Los 2 mejores opciones que te proponemos en Dormitorum para acompañar a una cama hospitalaria son…

Colchón articulable Healthy Life con Funda Sanitaria

El Colchón Articulable Healthy Life con Funda Sanitaria tiene las características perfectas para cualquier cama geriátrica. Cuenta con una funda de poliuretano, lo que aporta una higiene y comodidad únicas. Esta funda es impermeable y se puede lavar.

Colchón Blue Soft Progressive

El Colchón Blue Soft Progressive es un colchón viscoelástico articulable de alta calidad que permite una correcta articulación y tiene una gran adaptabilidad. Viene con una funda con cremallera trilateral para una mayor higiene. Puede usarse en camas eléctricas y permite una mejor oxigenación.

Los comentarios están cerrados.

Ir arriba