Rutina de sueño para adultos

rutina de sueño para adultos

Llegar a la etapa adulta tiene sus cosas buenas y sus cosas malas, pero lo que no podemos negar es que la calidad del sueño ya no es la misma. Nos cuesta más conciliar el sueño, nos levantamos más veces de madrugada y solemos ser más madrugadores. Esto puede traducirse en un cansancio diurno continuo, por eso hoy te traemos una rutina de sueño para adultos que te ayude a aprovechar el día y que ayude a irse a la cama con mayor facilidad ¿Te atreves a probar esta rutina? 

Duerme las horas suficientes

Debes dormir las suficientes horas, ni más ni menos, ya que en cualquiera de los casos podrás levantarte cansado. Según la Sociedad Española del Sueño un adulto de entre 18 y 64 años debe dormir un rango de 7-9 horas diarias para conseguir un sueño reparador, para adultos mayores de 65 años el rango se estrecha a 7-8 horas. Créate un horario de sueño que llegue a las 8/9 horas de sueño, dejando 1 o 2 horas para el tramo en el que tratamos de dormir. ¡Ojo! Si eres de los que le gusta echarse la siesta a medio día procura que no dure más de 20 minutos, o como mucho 30 minutos, así no afectará a tus rutinas de sueño nocturnas

Establece un horario de sueño

Levántate y acuéstate siempre a la misma hora, así tu reloj biológico sabrá cuando te toca dormir y cuando levantarte. Poniendo al cuerpo en preaviso te costará menos conciliar el sueño por la noche y levantarte por la mañana. Si por trabajo no puedes permitirte esta opción trata de crearte rutinas horarias según cada turno. 

Ejercítate

Hacer ejercicio físico tiene muchos puntos positivos, pero en esta ocasión vamos a destacar que ayuda a dormir por la noche. Cuando hacemos ejercicio gastamos más energía de la normal, si llegamos a la cama y aún tenemos energía acumulada nos costará más conciliar el sueño, en cambio si ya hemos gastado esa energía en el ejercicio podremos dormir más fácilmente ¡Pero cuidado! Realizar actividad física de alta intensidad cerca de la hora de dormir puede alterar nuestro sistema nervioso e impedir el descanso nocturno. 

Para aquellos que no sean muy fanáticos del deporte pueden optar por paseos por el parque.

Ritual para dormir

Ya hemos comentado que se puede avisar al cuerpo de que llega la hora de dormir, acostándonos y levantándonos a las mismas horas. En este sentido también se puede prolongar este “preaviso” creando un ritual diario para antes de dormir. Esto no es más que hacer las mismas cosas todos los días desde que cenas hasta la hora de irse a la cama. Si además incluyes alguna actividad que relaje al cuerpo mejor que mejor. Entre las cosas que puedes hacer antes de dormir están leer media hora, escuchar música suave o ver alguna serie, además de crear una secuencia de acciones en las que incluyas cepillarte los dientes, ponerte el pijama o aplicarte las cremas.

Cena temprano

Es importante que consumas la cena al menos dos horas antes de la hora de dormir. Cuando el estómago está haciendo la digestión puede provocarnos falta de sueño, por eso es recomendable cenar con suficiente tiempo. Además, trata de consumir alimentos ligeros, las comidas copiosas pueden provocar un mayor trabajo de digestión y sufrir molestias por la noche.

Bebida que ayude a conciliar el sueño

Puedes acompañar la cena con alguna infusión que relaje el cuerpo. Algunas buenas opciones son las infusiones de manzanilla, tila o valeriana

Si quieres conocer más bebidas que te ayuden a dormir mejor visita este post.

Fuera aparatos electrónicos

Tanto los aparatos electrónicos como las luces de las farolas que se filtran por la ventana pueden hacer que nuestro cuerpo permanezca alerta y afecte negativamente a nuestra higiene del sueño. ¡Ojo! muchas personas están con el móvil justo antes de dormir y esto no es para nada aconsejable. La luz azul del dispositivo le está indicando a nuestro cerebro que debe despertarse. Si quieres estar con el teléfono un rato antes de dormir cambia los niveles de luz y busca alguna alternativa amarillenta, algunos dispositivos cuentan con la opción “luz nocturna”. Aun así, es recomendable que dejes los dispositivos electrónicos fuera de la habitación o al menos lo más alejados de la cama posible.

El colchón: la parte más importante

Contar con un colchón que se adapte a tus necesidades puede suponer un antes y un después en tu descanso. Un colchón que esté en mal estado o incluso un modelo que sea demasiado blando o demasiado duro puede hacer que no descanses bien. 

Puedes echar un vistazo a nuestra entrada sobre los como elegir colchón.

Una de las mejores alternativas con las que contamos en Dormitorum según nuestros clientes es este modelo viscoelástico. El colchón Teide Forte XXl posee un núcleo de Open Cell con una firmeza muy alta. Se trata de una espumación de alta densidad (HR45) que soporta hasta los 120 kg de peso por cada durmiente. Este modelo cuenta también con una buena adaptabilidad gracias a sus capas de viscoelástica y acolchados de fibra. Además, cuenta con tejido Pure Fresh 3D que mejora la transpiración del colchón.  

¿Qué te han parecido nuestros consejos para llevar una buena rutina de sueño para adultos? ¿Vas a aplicar alguno? ¡Cuéntanoslo en comentarios!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para poder dejar un comentario has de aceptar las siguientes reglas RGPD y marcar la casilla:
DORMITORUM te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por DORMITORUM SL. La finalidad de la recopilación de tu nombre, correo electrónico y contenido es que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web.
Legitimación: Consentimiento del interesado. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en cualquier momento poniéndote en contacto con nosotros al correo [email protected], así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Ir arriba