para-que-las-fundas-del-sofa-no-se-muevan

Una funda para el sofá puede darle un toque diferente a nuestro salón. Las fundas son muy útiles cuando se quiere variar la decoración del salón y cambiar el color del sofá sin necesidad de gastar mucho dinero, o incluso para continuar usando un sofá cómodo al que se le ha estropeado el tapizado original. El problema es que en muchas ocasiones la funda del sofá puede ser un incordio para el día a día. Una funda de sofá no es un tapizado, y con el movimiento de sentarnos y levantarnos se mueve y descoloca con facilidad. Como en Dormitorum nos preocupamos por la comodidad de nuestros clientes, y sabemos que esto es un fastidio, te hemos traído algunos consejos y trucos para que las fundas del sofá no se muevan. ¡Échales un vistazo!

Ajusta la funda al máximo

Es muy complicado encontrar una funda del sofá exactamente igual que el modelo de sofá que tenemos en casa, pero teniendo en cuenta las medidas del sofá y compatibilidades sí se puede hacer una aproximación bastante acertada. Ten en cuenta también el tipo de funda de sofá que vas a comprar, si es una funda que se coloca simplemente en la superficie y se ata con lazos, si cuenta con unas cuerdas que permiten ajustarla a lo largo, ancho y alto del sofá, o si por el contrario, son fundas de sofá ajustable y se amoldan con una goma elástica. Ajusta la funda lo máximo posible utilizando sus características particulares y esconde el sobrante entre los pliegues del sofá, entre los cojines, reposabrazos y el respaldo.

Utiliza peso

Para evitar que se mueva la funda y el exceso se salga de los pliegues del sofá se puede introducir algo con peso para que permanezca inmóvil. Muchas personas utilizan revistas enrolladas, pero se puede utilizar cualquier cosa que se tenga por casa y pueda servir de contrapeso. El modo de colocación es simple, se deben enrollar las revistas (para que permanezcan enrolladas se puede utilizar una goma elástica) y se deben colocar en los pliegues, sobre la funda del sofá y empujarlo hasta el fondo del hueco. 

Cintas de agarre para alfombra. 

Estas cintas son adhesivas y se utilizan para pegarlas en la base de la alfombra y en el suelo, así se queda adherida al suelo y no se mueve. Estas cintas se pueden utilizar también para evitar que la funda del sofá se mueva cada vez que nos sentamos. El modo de colocación es sencillo, simplemente debes colocar la cinta en las partes clave del sofá y, una vez coloquemos la funda encima, esta se estabilizará y no se moverá. Las partes donde colocar la cinta dependerán de cómo sea la funda que has elegido y de tu objetivo final. Si has decidido poner una funda debido al mal estado de la tapicería de tu sofá, puedes colocar las cintas directamente sobre los asientos y respaldos, en cambio si tu idea es cambiar la funda a modo de decoración, e incluso volver a dejar al descubierto la tapicería original, deberías optar por esconder un poco las cintas adhesivas, para que no estropeen la tapicería del sofá.

Velcro

Siguiendo la misma idea que la opción anterior se puede utilizar velcro. Si no tienes cintas de agarre para alfombra o no sabes dónde conseguirlas puedes utilizar velcro en su lugar. La dinámica es la misma, se coloca en zonas clave del sofá y ayuda a que la funda no se mueva. En este caso puedes coser el velcro para fortificar el agarre. Otra opción es que utilices un pegamento especial para telas, si no sabes coser.  

Imperdibles

Los imperdibles pueden ser una solución temporal para que la funda de tu sofá no se mueva, pero no definitiva. Este truco es el más frágil de todos pues, aunque utilices los imperdibles para ajustar las partes sobrantes de la funda del sofá, se puede estropear ante movimientos bruscos, por lo que queda totalmente descartado para los que tienen niños. Te puede salvar alguna situación, pues todos tenemos imperdibles en casa.

Grapar la funda

Ya te hemos enseñado en otros post a tapizar un sofá, y uno de los pasos a seguir es grapar la tela para tapizar. Puedes utilizar este paso para conseguir que la funda no se mueva. Si vas a dejar la funda permanentemente o durante periodos largos de tiempo esta puede ser una solución muy recomendable, pues no solo conseguirás que la funda se ajuste lo mejor posible y no se mueva, también dejará un acabado más pulido. El paso es sencillo, simplemente debes colocar la funda sobre la estructura del sofá e ir grapando poco a poco. En este paso intenta grapar en aquellas zonas no visibles, como la base del sofá. Para un acabado más profesional puedes quitar los cojines que se utilizan para sentarse para colocar y grapar la zona del respaldo, después puedes volver a poner los cojines y colocar el restante de la funda por encima, o para aquellos más diestros con la costura se puede cortar la parte de los asientos de la funda para coser el patrón de los cojines.

¿Qué te han parecido estos trucos para que las fundas del sofá no se muevan? ¿Conoces alguno más? Si tienes un sofá viejo y estás pensando en comprar uno puedes echar un vistazo a nuestra sección de sofás baratos, contamos con modelos de buena calidad a precios de escándalo ¡Danos una oportunidad! 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para poder dejar un comentario has de aceptar las siguientes reglas RGPD y marcar la casilla:
DORMITORUM te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por DORMITORUM SL. La finalidad de la recopilación de tu nombre, correo electrónico y contenido es que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web.
Legitimación: Consentimiento del interesado. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en cualquier momento poniéndote en contacto con nosotros al correo [email protected], así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Ir arriba