680 865 214
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in excerpt
Search in comments
Filtrar por...
Filter by Categorías de productos
Colchones
Somieres
Canapés Abatibles
Camas Articuladas
Geriatria
Accesorios

Conseguir un sueño reparador cada noche es esencial para afrontar todas las actividades del día siguiente. El descanso debe ser óptimo, aportando a cada parte del cuerpo el mayor reposo. 

Sin embargo, en muchas ocasiones seguro que te has levantado de la cama con la sensación de haber dormido, pero sin haber descansado nada de nada. Puede que no estés dejando que algunas de tus partes del cuerpo se relajen correctamente, e incluso, puede que las estés dañando con una mala postura al dormir. 

Una de las zonas más sensibles a la hora de tomar una postura en la cama son las cervicales. Estas soportan el peso de la cabeza y del cuello durante todo el día. Necesitan un apoyo extra por la noche, y una mala postura no ayudará nada a levantarte lleno de energía por la mañana.  

¿Qué debemos tener en cuenta para cuidar nuestra cervicales al dormir?

Debemos adoptar una postura para dormir bien que no perjudique nuestras cervicales, cuello o espalda. En primer lugar, y más importante es la sujeción del cuello. Debemos asegurarnos que el cuello y la nuca están en una posición natural mientras dormimos. Debemos alinearlos con el resto de la espalda y la comuna vertebral, tal y como lo hacemos cuando estamos de pie. Sobre todo, debemos estar muy atentos si sufrimos algún tipo de enfermedad como la fibromialgia, que puede empeorar con un mal descanso.

La almohada, un imprescindible para evitar el dolor cervical

Para asegurarnos una posición natural y saludable del cuello y cabeza en la cama, necesitaremos una buena almohada. El uso de la almohada es imprescindible, porque mientras estamos tumbados en la cama, no podemos mantener la cabeza alineada con la columna vertebral sin un apoyo extra. Además de la incomodidad que supone dormir sin la cabeza elevada, que puede derivar en una excesiva torsión del cuello.

La comodidad al dormir dependerá de los gustos de cada uno, y la elección de la almohada será diferente en cada persona. Debemos escoger una almohada con un grosor u otro en relación a nuestro peso y edad. Lo más importante es que esta mantenga nuestra cabeza en línea con la comuna.

Si la almohada es demasiado gruesa, nuestro cuello podría someterse a una tensión hacia adelante por mantener la cabeza demasiado alta.  Lo mismo pasaría hacia atrás si la almohada fuera demasiado fina. Existen almohadas cervicales de viscoelástica cuya forma de mariposa ayudan a mantener el cuello firme y a que no se mueva demasiado durante la noche. Además, ya os cantamos algunos consejos para elegir colchones buenos para la espalda.

consejos-para-dormir-bien-por-las-noches-post-dormitorum

 

Beneficios de dormir en posición fetal

Controlar la postura que adoptamos al dormir con dolor de cuello puede parecer complicado porque es cuando uno tiene alguna molestia cuando más vueltas da en la cama. Sin embargo, dormir en una posición fetal es bastante sencillo, solo es necesario acostarse con la espalda recta sobre uno de los laterales (el izquierdo mejor que el derecho), colocar las piernas con las rodillas flexionadas una sobre otra y los brazos flexionados.

En esta postura las articulaciones y músculos tienen un buen punto de apoyo, quedan relajados y listos para descansar. Además, esta postura mejora la circulación y ayuda a respirar mejor durante la noche, puede ser un buen método para no roncar.

Por otro lado, varios estudios han demostrado que tumbarse sobre el flanco izquierdo puede tener mayores beneficios que hacerlo sobre el derecho. Parece ser que esta postura sobre el lado izquierdo mejora la digestión nocturna, ayuda a drenar el sistema nervioso, mejora la circulación de la sangre y por supuesto mejora el dolor de espalda.

Se trata de una postura recomendada para las embarazadas. Si este es tu caso, puedes colocar un cojín u otra almohada entre las piernas para una mayor comodidad.

¿Qué postura NO es aconsejable si tienes dolor de cervicales?

Una postura que puede perjudicar a nuestro cuerpo es dormir boca abajo, a pesar de ser una postura muy común entre la población. Nosotros nos preguntamos ¿Como una postura tan poco saludable resulta tan cómoda para muchos de nosotros?

Sin embargo, es algo que debemos cambiar en nuestros hábitos nocturnos. Dormir boca abajo no aporta ninguna sujeción en los hombros ni en la espalda, facilitando una posible contractura en cuello, hombros y espalda.

Nuestras cervicales sufren en esta postura, no solo no se les aporta el apoyo necesario, sino que además las cargamos con todo el peso de la cabeza y espalda. De esta manera sometemos a una cierta torsión a nuestro cuello en una postura nada natural ni en línea con la columna.

consejo-para-cambiar-el-colchon

 

 

Posturas que debes mejorar en tu día a día

La postura para dormir que tomas todas las noches es muy importante a la hora de solucionar tus dolores cervicales, sin embargo, en nuestra vida diaria no sólo dormimos, sino que también caminamos, estamos de pie o sentados. La postura que tenemos en estas últimas acciones mencionadas debe de ser una buena postura para evitar un posible dolor de espalda. 

A la hora de estar de pie

Cuando estamos de pie, lo peor que podemos hacer es cargar todo nuestro peso sobre una sola pierna. Lo más recomendable sería separar las dos piernas de manera horizontal y repartir el peso entre ellas. De este modo, el apoyo se enfoca en ambas partes de la cadera y en el centro de esta misma, equilibrando el peso de manera repartida en toda la planta del pie. Con esto, aparte de evitar dolor cervical podemos evitar lesiones de pie. 

Cuando camines

Al caminar, lo más sano es levantar el pecho de manera sutil y a la misma vez apretar el abdomen. Hay que procurar que la cabeza esté derecha y los hombros bien alienados con las orejas y la cadera. Lo más importante es evitar caminar mirando hacia abajo y con los hombros encogidos, ya que esto ocasionará una sobrecarga en tus cervicales. 

Al estar sentado

Uno de los problemas más comunes de hoy en día es que mucha gente sufre contracturas y problemas cervicales debido a que permanecen durante un periodo largo de tiempo sentados (normalmente por trabajo). La postura más saludable en este caso es apoyar totalmente la espalda al respaldo de la silla, manteniendo la cabeza recta y las rodillas con un poco más de altura que las caderas mediante el uso de un reposapiés. 

Deporte para cuidar tus cervicales

Aparte de cuidar tus posturas en cada actividad que realices, también es bueno ejercitar tu espalda para fortalecerla y así evitar posibles problemas futuros en tu columna vertebral. 

Los deportes que más se aconsejan para evitar o curar dolores de cervicales son la natación y el pilates o yoga. Con la primera actividad, el agua evita presiones en el cuello y lo relaja y se suele ejercitar mucho más la espalda, fortaleciendo el musculo y haciendo que de esta manera sea mucho más difícil de lesionar. Con la segunda, se aporta flexibilidad y se elimina el estrés del cuerpo, haciendo que los músculos se relajen. 

Si tienes alguna duda o pregunta que te quita el sueño no dudes en publicar un comentario aquí abajo.

 

Uso de cookies

En Dormitorum utilizamos cookies tanto propias como de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si continuas navegando entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies
Carrito Producto eliminado. Deshacer
  • No hay productos en el carrito