Mantenimiento de un colchón de muelles ensacados

Mantenimiento colchón muelles ensacados

Si has llegado hasta aquí es porque te acabas de comprar un colchón de muelles ensacados o estás pensando en comprar uno. Para que un colchón te dure más debes procurarle un buen mantenimiento y conservarlo adecuadamente. Puede que no tengas mucha idea y te estés preguntando ¿Cómo se mantiene un colchón de muelles ensacados? En este post te lo vamos a contar detalladamente, para que puedas mejorar la durabilidad de tu nuevo colchón.

Qué son los colchones de muelles ensacados?

Este nombre hace referencia a los colchones que, entre sus capas, cuentan con una compuesta por muelles ensacados.

El muelle ensacado es un muelle que se encuentra envuelto en sacos de tela de forma independiente. El conjunto de todos los muelles ensacados crea una carcasa en el núcleo del colchón.

Entre las ventajas de este tipo de colchones encontramos que, al estar cada muelle envuelto de forma individual en un saco, crea un efecto por el cual de igual en qué zona ejerzas presión, que no deformará la otra parte.

De esta forma se convierte en una opción idónea para parejas que duerman en el mismo colchón, puesto que aun cuando se apoyen ambos en el colchón no molestaran al otro gracias a la independencia de lechos.

La calidad del colchón de muelles ensacados varía según la calidad de sus componentes (la calidad y cantidad de muelles utilizados, y la calidad del tejido y ensacado).

Los colchones de muelles ensacados favorecen a personas que viven en un clima tropical o húmedo, ya que ofrecen una gran transpirabilidad que evita la aparición de moho o la proliferación de ácaros.

Mantenimiento de un colchón de muelles ensacados

Los colchones de muelles ensacados suelen tener una vida útil de 10 años, pero eso no quiere decir que no puedan acompañarnos durante periodos de tiempo más amplios. Para mejorar la durabilidad de estos tipos de colchones debes saber cómo cuidarlos. Los pasos principales que debes tener en cuenta son los siguientes:

Ventilación

Es importante que ventiles la cama cada vez que te levantes, y el colchón cada vez que cambies las sábanas. Basta con dejar durante 10 minutos las ventanas abiertas todas las mañanas mientras la cama se encuentra abierta. Los días que te toque cambiar las sábanas deja el colchón desnudo durante esos 10 minutos.

Girar y voltear el colchón.

Es aconsejable girar cada 3 meses el colchón así la presión que se ejerce sobre los muelles y demás materiales cambia.  Esto provoca que aumente su vida útil y permite que los materiales vuelvan a su forma natural.  El darle la vuelta al colchón no solo ayuda a que los materiales se desgasten de una forma más lenta, esta acción permite que el colchón elimine la humedad acumulada en ambas caras. El darle la vuelta al colchón permite que cada lado transpire durante largos periodos de tiempo. La forma en la que se debe dar la vuelta al colchón es girar de arriba abajo y voltearlo de izquierda a derecha.

Encuentra la base apropiada.

Para los colchones de muelles ensacados se recomiendan las bases planas, ya sean canapés abatibles o fijos, o bases tapizadas. En ningún caso se recomienda utilizar esos colchones para camas articuladas ya que en ese caso hay opciones especiales. Utilizando una base plana permite que el peso se distribuya de forma uniforme y que la acogida en las distintas formas sea óptima.

Golpear el colchón para eliminar polvo.

Cada mes es recomendable poner el colchón en posición vertical y darle unos golpes para eliminar las partículas de polvo que se hayan podido acumular.

Cómo mantener limpio tu colchón de muelles ensacados

A pesar de tomar todas las precauciones para que nuestro colchón se mantenga limpio y desinfectado más de una vez se acaba manchando.

Limpiar la ropa de cama una vez a la semana

Todas las semanas es aconsejables que cambies la ropa de cama que se ha estado utilizando encima del colchón.  Se aconseja la utilización de agua caliente para la eliminación de ácaros que puedan aparecer (además también se eliminan piojos en el caso de que el durmiente los tuviera).

Identificar las manchas húmedas y limpiarlas apropiada mente.

Si la mancha aún está húmeda hay que intentar limpiarlo lo antes posible. Para ello puedes usar detergente de tapicería o jabón suave neutro. En el caso de que no encuentres ninguno de estos productos también puedes utilizar el bicarbonato de sodio. Simplemente hay que utilizar un paño, cepillo o esponja ligeramente humedecido y frotar de forma suave sobre la mancha. El último paso sería secar el colchón, pudiendo dejarlo al aire libre o con la ventana abierta hasta que se haya eliminado la humedad.

Hay algunas manchas que son más difíciles de eliminar como la de orina que se debe utilizar un limpiador con enzimas antes de espolvorear el bicarbonato de sodio. O la sangre, que hay que aplicar peróxido de hidrógeno al colchón y cuando burbujee secarlo.

Si no ves ninguna mancha en el colchón, pero desprende un olor no muy agradable puedes utilizar sprays que neutralizan el olor.

Para evitar que el colchón se manche y que la humedad del cuerpo del durmiente traspase al colchón en dormitorum te recomendamos que utilices un buen protector de colchón. Además, podrás evitar que la acumulación de olores traspase al colchón.

¿Tienes más dudas? Puedes contactar con alguna persona del equipo de dormitorum o dejar un comentario, nosotros te contestaremos solucionando tu problema.

Ir arriba