¿Es malo poner un colchón encima de otro?

es malo poner un colchón encima e otro

En muchas ocasiones cuando nos decidimos a comprar un colchón nuevo, no sabemos qué hacer con el viejo. Al final, si aún se puede seguir usando tratamos de buscarle un hueco en algún lugar de la casa para “por si acaso”. Si tienes poco espacio en casa comienzas a pensar en mil y una maneras de guardar ese colchón. Hay personas que deciden darle una nueva vida y convertirlo en sofá, pero otras, al no contar con suficiente espacio, deciden colocarlo debajo de otro colchón. Más cómodo, ¿no? Aunque ese es el primer pensamiento que podemos tener, dista mucho de la realidad. Si quieres saber si es malo poner un colchón encima de otro ¡Sigue leyendo!

¿Es malo poner un colchón encima de otro?

Sí, es malo poner un colchón encima de otro para dormir. Los colchones están fabricados capa a capa para asegurar un correcto descanso nocturno a la persona que los usa. Si hay tantos modelos con características diferentes, es porque cada durmiente necesita un tipo de colchón distinto para que se adapte a sus necesidades y gustos al dormir. Al estar colocando dos colchones distintos, estas propiedades se pierden.

Pérdida de características

En un primer momento lo que notarás es que la cama con dos colchones es más blanda, pero esto no indica que esté ganando adaptabilidad, sino que está perdiendo firmeza. A esto se le añade la perdida de movilidad. Como hemos dicho, en el mundo de los equipos del descanso cada modelo está formado por una combinación de capas que le aportan características únicas, como se suele decir, no se da una puntada sin hilo. Al colocar dos colchones, uno encima de otro, las zonas en las cuales debería repartirse la presión del peso del durmiente, para ofrecer un descanso óptimo, perderían la movilidad, pues la mezcla de durezas de uno y otro afectaría negativamente, aun siendo ambos modelos de colchón iguales. 

Problemas de espalda

Uno de los inconvenientes para nuestra salud que este tipo de prácticas puede provocar son los problemas lumbares. Los colchones están diseñados para adaptarse a nuestro cuerpo y permitir una posición ergonómica de nuestra columna vertebral. Al estar usando un colchón sobre otro se combina la dureza de ambos y provoca que la postura del cuerpo al dormir no sea óptima para la espalda, lo que a un corto o largo plazo puede provocar lesiones mayores. 

En el caso de que el colchón blando esté debajo del colchón duro, hay que añadir que la superficie quedará ladeada cuando se hunda más un lado que otro, lo que puede provocar que nos caigamos de la cama. 

Mala higiene en el colchón

Dormir sobre dos colchones provoca una mayor sudoración nocturna de los durmientes, pues, sobre todo en los colchones con mucha acogida, la firmeza se pierde, notaremos el colchón más blando y nos dará mayor sensación de calor. Si a eso le añadimos que un colchón impide la transpiración del otro, acabará desembocando en una proliferación de hongos o de humedad. Ten en cuenta además que para que la vida útil de un colchón se alargue más en el tiempo hay que llevar una correcta higiene y mantenimiento, en la que se incluye ventilar la cama todos los días. Al estar un colchón sobre otro se estará ventilado sólo un colchón, no ambos. 

¿Qué se puede poner encima del colchón?

Si en tu caso has decidido colocar un colchón encima de otro para mejorar la comodidad porque no puedes descansar bien, tienes algunas alternativas. 

Cambia de colchón

La primera y más básica es que quizás ha llegado la hora de jubilar tu antiguo colchón y comprar uno nuevo. A la hora de escoger colchón debes tener en cuenta tu estilo de vida, tu peso, tu altura y sobre todo tus necesidades y gustos al dormir. Una alternativa muy buena de colchón es el modelo Colossus Sport, ya que cuenta con unos componentes que permiten la recuperación muscular, una correcta circulación sanguínea y un descanso óptimo para todo el que lo usa. Además cuenta con 100 noches de prueba y 4.000 de garantía por si no te gusta y prefieres otro tipo de colchón. 

Topper o sobre colchón

Si has comprado el colchón hace poco y te has dado cuenta de que no descansas adecuadamente, pero ya se ha acabado el periodo de prueba, tranquilo, tenemos la solución: El Topper de colchón. Los sobre colchones o toppers de colchón son colchoncillos que tienen un menor grosor al colchón y que se colocan sobre éste para mejorar las características. Un ejemplo es este modelo fabricado con viscoelástica que cuenta con dos bandas para que no se mueva al colocarlo sobre el colchón.

Esperamos que este post te haya ayudado a comprender que es malo poner un colchón encima de otro, si quieres ver más de nuestros producto echa un vistazo a nuestra web

Ir arriba