Consecuencias de dormir poco

Consecuencias de dormir poco

Tenemos una vida tan ajetreada que durante el día no paramos y cuando llega la hora de irse a la cama tenemos problemas para dormir bien. Incluso en muchas ocasiones priorizamos las tareas diarias o el ocio frente a dormir el número de horas recomendadas. Aunque sea una costumbre bastante arraigada en nuestro día a día puede tener a la larga consecuencias peligrosas para nuestra salud, aumentando incluso el riesgo de padecer algún trastorno de sueño que después sea más difícil de tratar. Hoy te explicamos las consecuencias de dormir poco y cómo mejorar tu hábito de sueño.

Consecuencias negativas de dormir poco 

Cansancio y fatiga

Esta es una de las consecuencias que más rápidamente se pueden notar en el corto plazo ¿Quién no se ha sentido cansado después de una noche en la que no ha pegado ojo? Es la forma que tiene nuestro organismo de hacernos saber que necesita descansar. La falta de sueño provoca que durante el día nos sintamos cansados y fatigados, lo que a su vez nos hará estar menos motivados en las tareas cotidianas.

Torpeza mental

Puede que tener problemas para dormir durante 1 o 2 días no tenga consecuencias más graves que el cansancio o la fatiga, pero cuando se prolonga durante varios días la falta de sueño afecta a nuestro organismo, haciéndonos más torpes. Cuando estamos más cansados, a nuestro cerebro le cuesta reaccionar más y lo hace de forma más lenta que cuando hemos descansado lo suficiente. Esto afecta negativamente a nuestras actividades cotidianas, pudiendo ponernos en peligro en tareas tan sencillas como pelar una fruta o cortar el césped.

Peligro para los que nos rodean

Al igual que no descansar lo suficiente es peligroso porque podemos hacernos daño mientras realizamos las tareas del día a día, también puede ser peligroso para las personas que nos rodean. No tener los sentidos alerta y en su pleno funcionamiento puede suponer que no frenemos el coche lo suficientemente rápido, o provocar algún accidente en nuestro lugar de trabajo, sobre todo para aquellos que trabajan en fábricas con maquinarias. 

Ansiedad o depresión

Cuando pasamos mucho tiempo sin dormir o durmiendo mal las consecuencias negativas también afectan a nuestra salud mental, pudiendo provocar depresión e incluso ansiedad. Un supuesto muy común es que, por la falta de sueño, el cuerpo permanezca alerta ante cualquier peligro, dificultando conciliar el sueño y creando un círculo vicioso en el que no puedes dormir porque te estresa el no poder dormir. Existen también casos a la inversa, es decir, que la persona que sufre de ansiedad o depresión tenga problemas para dormir.

Problemas de salud física

Las consecuencias negativas pueden afectar a la salud física, provocando problemas como la obesidad o incluso casos más graves como enfermedades cardiovasculares. La revista de neurología elaborada por el SES, publicó un artículo sobre la importancia del sueño saludable donde afirma que la falta de sueño puede derivar en intolerancia a la glucosa, diabetes u obesidad. Pero, además, si estos problemas para dormir continúan en el tiempo, pueden derivar en trastornos de sueño más graves como la apnea del sueño. 

Sistema inmunológico más débil

La falta de sueño también puede debilitar el sistema inmunológico de aquél que necesita dormir.  Ante la falta de sueño, el sistema inmune se altera y provoca que nos podamos contagiar de enfermedades más rápidamente, además, al tener las defensas bajas, corremos un mayor riesgo de muerte que una persona que tiene una buena salud del sueño.

¿Cuánto tiempo es aconsejable dormir?

Ya hemos comentando en otros post el número de horas óptimas que una persona debe dormir según el rango de edad en el que se encuentre, pero en términos generales y según la National Sleep Foundation, el número de horas que es aconsejable dormir se encuentra entre las 7 y 9 horas. Para aquellos a los que les guste echarse la siesta el SES recomienda que no sobrepasen los 20 o 30 minutos para no alterar los horarios del sueño.

Prepara tu cuarto para dormir como un bebé

Uno de los condicionantes que más influye a la hora de tener un buen descanso es el dormitorio.  A continuación, te dejo algunos consejos sobre cómo preparar la habitación para la hora de dormir. 

  • Luz tenue. Trata de que el ambiente y la luz del cuarto sea tenue, evita en todo caso las luces azules y opta por los tonos amarillentos, así le estarás indicando a tu cerebro que es hora de dormir.
  • Apaga los dispositivos electrónicos. Es importante que alejes los aparatos tecnológicos de la habitación, o al menos de la cama. De lo contrario estarás siempre alerta ante cualquier  notificación.
  • Duerme en total oscuridad. No sólo basta con sacar los dispositivos electrónicos, también baja las persianas y elimina cualquier resto de claridad que te pueda afectar durante el sueño. Si te es complicado siempre puedes optar por un antifaz. 
  • Elige un colchón que te sea cómodo. El SES recomienda para una buena salud del sueño colchones con firmeza media, pero eso depende del gusto de cada persona. En nuestra tienda online puedes encontrar una gran variedad de opciones para todos los gustos desde colchones de dureza media como este modelo de colchón viscoelástico bambú, que ofrece una buena acogida y buena resistencia, u opciones con una firmeza mayor y que se adaptan más a cualquier tipo de durmientes, como el modelo colossus spring que cuenta con materiales Premium que aportan no solo buena firmeza, resistencia y durabilidad, sino también comodidad y confort.  

Espero que las consecuencias de dormir poco te hayan convencido para mejorar tus hábitos de sueño. Si quieres más consejos sobre productos que te sirvan para dormir bien no dudes en consultar a nuestros profesionales del descanso. 

Ir arriba