tapizar sofa pequeño

Si te gusta mucho tu sofá pequeño pero está desgastado y necesita renovarse, no siempre es necesario sustituirlo por uno nuevo. Puedes tapizarlo y que te quede como si fuera recién comprado. Desde Dormitorum, vamos a darte los pasos a seguir para que sepas cómo tapizar un sofá pequeño. Es verdad que tiene su trabajo, pero con esfuerzo y ganas, podrás hacerlo tú mismo. ¿Te atreves? ¡Allá vamos!

Cómo tapizar un sofá pequeño: ¿Cuántos metros de tela necesito?

Todo depende del tipo de sofá, pero en general, tapizar un sofá pequeño de dos plazas supone utilizar unos 14 metros de tela. Te aconsejamos usar las piezas de la tapicería antigua para hacer las plantillas. ¡Te guiarán para cortar la nueva tela!

Tapizar un sofá pequeño: ¿Cuánto cuesta? ¿Merece la pena?

El precio para tapizar tu sofá pequeño dependerá del tipo de tela que quieras, ya que la mano de obra te la ahorras. Además, al ser un sofá pequeño de dos plazas, necesitarás menos tela que para un sofá más grande.

Pero si quieres saber si merece la pena tapizarlo en vez de comprar uno nuevo, oriéntate por el precio real de tu sofá. Si lo que te va a costar tapizarlo es un 40% o menos de lo que te costó, sí te merece la pena.

Tapizado de un sofá pequeño: Pasos a seguir

No sabemos cómo es tu sofá, pero sí es cierto que será más fácil tapizar un sofá con formas rectas y líneas más simples. A continuación, te explicamos cómo tapizar un sofá pequeño en 8 pasos:

1. Las medidas: asegúrate de tener tela suficiente. Ten en cuenta si tu sofá pequeño tiene posa brazos, si el asiento va unido al respaldo, etc.

2. El resultado final dependerá mucho de la tela que elijas. Por tanto, te recomendamos que apuestes por una tela resistente al desgaste y a la abrasión, y fácil de limpiar. Piensa que vas usar el sofá cada día y quieres que te dure muchos años. Algunas de las telas más utilizadas para tapizar sofás son el algodón, el lino y el terciopelo. Y si todavía no sabes por cuál decidirte, te damos algunas consejos para saber cómo elegir el tapizado del sofá.

3. Toca desmontar el sofá. Al empezar a desmontarlo, coloca cada pieza de manera ordenada y sin mezclarlas. Esto te ayudará a saber dónde va cada una y a volver a ponerlas todas en su lugar cuando termines de tapizarlo. Otra idea es ponerle una etiqueta a cada pieza para poder identificarlas mejor o irle haciendo fotos al sofá mientras lo vas desmontando.

Por otro lado, debes tener cuidado de no estropear el forro antiguo o el relleno, pues te servirán como patrón del nuevo tapizado de tu sofá pequeño. Retira el tejido siguiendo estas pautas:

a) Pon el sofá boca abajo para ver si la tela está sujeta con grapas al sofá (si es así, quítalas para que puedas retirar la tela fácilmente). Después, quita tanto el forro como la tela que cubre la base.

b) Ahora toca poner el sofá de pie para quitar tanto las cubiertas exteriores como las interiores, los posa brazos, el respaldo y el asiento. Guarda las cubiertas para usarlas de guía a la hora de recortar la tela nueva.

4. Revisa si necesitas reparar alguna pieza que no esté en buenas condiciones. Entre ellas, el relleno. Si necesitas renovarlo, compra gomaespuma de la mejor calidad, ya que la gomaespuma de mala calidad se deshace muy fácilmente. Y si, por el contrario, el relleno está en buenas condiciones, ¡reutilízalo!

5. Lo siguiente es cortar la tela:

a) No te precipites cortando y mide bien antes. Mide y marca cada recorte con pegatinas adhesivas que no dañen la tela. No olvides utilizar los patrones que reservaste como guía.

b) Revisa que la tela cubra bien cada pieza (ten en cuenta que cada tejido se estira y se encoge de una manera diferente con el uso). También has de valorar cada una de las piezas: si tienen cremallera o corchetes, si se cierra con costura, etc. Eso sí, puedes cambiar lo que quieras. Por ejemplo, si una de las piezas se cerraba con costura y ahora prefieres ponerle cremallera, ¡adelante!

6. Cuando ya tengas todos los patrones cortados en la tela nueva, te aconsejamos empezar por la estructura de tu sofá pequeño. Es la parte más pesada, pero al poner la tela, se verá a grandes rasgos cómo quedará el tapizado final. Cubre toda la estructura y cierra la tela con grapas por la parte de abajo (así, no se formarán bultos ni la tela quedará suelta).

7. ¡Ya casi terminamos! Sólo falta poner la tela nueva en todas las piezas restantes y que quede bien ajustada y cerrada (con costura, cremallera o con el cierre que quieras).

8. Por último, toca volver a poner las piezas en su sitio. Utiliza las fotos que hiciste o las etiquetas que pusiste a cada pieza para que te resulte más fácil reconstruir tu sofá pequeño. Una vez que termines este paso, ya podrás ver cómo te ha quedado tu nuevo sofá y disfrutar de él. ¿A que no era tan difícil como esperabas?

Esperamos que te haya gustado este post y te haya servido como guía para saber cómo tapizar un sofá pequeño. Y si por el contrario, no te ha parecido tan sencillo y prefieres comprar uno nuevo, échale un vistazo a nuestra selección de sofás y sillones de la mejor calidad. Con Dormitorum, estamos seguros de que encontrarás el sofá pequeño perfecto para ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para poder dejar un comentario has de aceptar las siguientes reglas RGPD y marcar la casilla:
DORMITORUM te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por DORMITORUM SL. La finalidad de la recopilación de tu nombre, correo electrónico y contenido es que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web.
Legitimación: Consentimiento del interesado. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en cualquier momento poniéndote en contacto con nosotros al correo [email protected], así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Ir arriba