cómo superar la ansiedad de dormir fuera de casa

Ya sea por temas laborales o temas personales es normal que se te haya presentado la situación de que no puedas quedarte a dormir en casa y no tengas con quién dejar a tu hijo. Entonces, ¿qué haces? Pues llamas a los abuelos o a algún amigo para que tu hijo pueda quedarse con ellos.  

Esa situación puede que te resulte de lo más normal y sin ningún problema a la vista. Pero puede que tu hijo sufra un poco de ansiedad ante esa nueva situación.  

¿Qué es el miedo a dormir fuera de casa? 

El miedo a dormir fuera de casa, ya sea en casa de un amigo o en un campamento, es un miedo infantil muy habitual. Este miedo surge al tener que separarse de sus padres, ya que a estas edades suelen estar muy apegados, y puede formar parte del Trastorno de Ansiedad de Separación (TAS). 

La Ansiedad de Separación es un proceso normal en el desarrollo de los niños que suele aparecer a los seis u ocho meses. Esta ansiedad es una respuesta emocional al hecho de separarse de sus padres. Esta respuesta permite a los niños aprender y adaptarse a un entorno en donde están solos. 

Sin embargo, cuando esta ansiedad persiste y no avanza el proceso de adaptación, hablamos de trastorno. Los síntomas del Trastorno de Ansiedad de Separación pueden manifestarse en tres niveles: cognitivo, conductual y somático.  

  • Síntomas cognitivos: preocupación excesiva y persistente a perder a las personas de apego o a que les pase algo malo como una enfermedad o la muerte. 
  • Síntomas conductuales: resistencia a salir lejos de casa, como por ejemplo, a ir a la escuela. Dentro de estos síntomas se encuentra el rechazo a pasar la noche fuera de casa. 
  • Síntomas somáticos: son síntomas físicos como el dolor de cabeza, náuseas, dolor de estómago, pesadillas recurrentes… 

Estos síntomas pueden manifestarse antes o durante la separación de la persona de apego.

¿Por qué mi hijo tiene miedo a dormir fuera de casa? 

Tu hijo está acostumbrado a estar en su zona de confort, su casa, su habitación, su familia. Es decir, están habituados a seguir siempre las mismas costumbres diarias a la hora de dormir. Por lo tanto, cuando cambias esa rutina diaria puede suponer un cambio importante para él. 

Ese cambio suele manifestarse en una pequeña ansiedad o miedo. Los niños se sienten seguros en sus hábitos diarios y al estar durmiendo en una casa diferente pueden sentirse inseguros. Tu hijo está acostumbrado a su colchón, quizás a dormir con alguien, a dormir con la luz encendida o a otras condiciones establecidas.  

Dormir fuera de casa para ellos significa no tener nada de eso. Le está llevando a la cama alguien con quién no tienen una relación afianzada, no están durmiendo en su cama y no conocen la casa. Se encuentran separados de su hogar 

No solo echará de menos a los padres o hermanos, si no también todo lo relacionado con su seguridad a la hora de dormir.  

¿Cómo afrontar la situación? 

Para muchos padres esto supone realmente un problema, pero no debes tener una preocupación excesiva y persistente.  

Es muy importante que hables con tu hijo antes de llevarlo a otra casa. Debes explicarle la situación y anticiparte a lo pasará esa noche. Responde a todas las preguntas que pueda tener.  Lo ideal sería que llevaras a tu hijo a la casa donde se vaya a quedar a dormir. El verte allí será un punto de seguridad para ellos. También, decirles que al día siguiente irás a recogerlo les tranquilizará.  

La manera de llevar esta situación por parte de los padres es muy importante, ya que cualquier mínimo fallo puede crear un miedo bastante importante en el niño.   

 Consejos para superar la ansiedad por dormir fuera de casa.  

Cuando el niño pone dificultades para dormir fuera es importante que sigas algunos consejos: 

  • Sería un completo error compadecerte y al final dejar al niño que se salga con la suya. ¡No te ablandes! 
  • La paciencia, eso que en la mayoría de los casos no tenemos pero tenemos que crearla. Sé paciente, es un cambio muy importante. 
  • Evita frases como “Vas y ya está”.  
  • Podrías intentar darle alguna bebida para conciliar el sueño, en caso de que pusiera mucha resistencia.  
  • Que te ayude a preparar sus cosas para dormir fuera de casa, eso normalizará la situación.  
  • Intenta motivarlo. El objetivo será que, en contra de la negativa, tenga más ganas que temor.  

 Ahora, con la llegada del verano, llegan los campamentos y eso significa que tu hijo va a dormir fuera de casa varios días.  

Si en el campamento es la primera vez que van a dormir fuera de casa, te recomiendo que duerman antes en casa de algún amigo, pues eso les ayudará a habituarse. Ten en cuenta que no están acostumbrados a dormir con mucha gente en la habitación ni a que otra persona que no seas tú u otro familiar no sea el que le despierte por la mañana.  

Será una muy buena experiencia, empezarán a experimentar cosas nuevas, y les vendrá muy bien para que se vayan acostumbrando a ese tipo de situaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para poder dejar un comentario has de aceptar las siguientes reglas RGPD y marcar la casilla:
DORMITORUM te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por DORMITORUM SL. La finalidad de la recopilación de tu nombre, correo electrónico y contenido es que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web.
Legitimación: Consentimiento del interesado. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en cualquier momento poniéndote en contacto con nosotros al correo info@dormitorum.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Ir arriba