Cómo limpiar un sofá de tela

Limpiar sofá de tela

El sofá es una de las piezas de nuestro hogar a la que más vida le damos. Entre los modelos más comunes están los sofás de tela que, gracias a sus características, son de los más solicitados. Algunos sufren más causa del número de personas que vivan en casa, a si hay mascotas, niños ¡o incluso adultos algo torpes! En realidad, cualquiera puede manchar sin querer la tapicería, pero lo más importante es saber cómo limpiar el sofá de tela para que quede como nuevo.

Cómo limpiar un sofá de tela en seco

La limpieza en seco de un sofá de tela hace referencia a usar productos, normalmente especializados, con los que no es necesario humedecer el sofá con agua. Es posible que el producto sí que necesite de agua para su mezcla pero lo que usaremos para limpiar el sofá será una espuma, ¿cómo lo hacemos?

Aspirar el polvo del sofá

El primer paso es quitar el polvo del sofá, preferiblemente con una aspiradora. El polvo se suele acumular en las esquinas y otras partes como bordes o recovecos así que no te olvides de pasarla por todos lados, incluida la parte trasera o laterales. Si no tienes aspirador puedes pasar un paño de fibra ligeramente humedecido para retirar el polvo con cuidado.

No obstante, aspirar el sofá debería ser una actividad común en nuestros hogares, especialmente si hay alérgicos, pues de este modo eliminamos los ácaros que pueden ser tan perjudiciales.

Probar el producto y hacer la mezcla

Como comentábamos, existen productos para limpiar sofás de tela que tienes que mezclar con agua aunque en realidad lo que vas a aplicar es una espuma de manera superficial. Para poder elegir el producto correcto tendrás que comprobar las especificaciones del fabricante.

Lo más recomendable es mezclar un poco y probar el producto en una zona del sofá que no quede a la vista. De este modo, podrás ver si el limpiador es perjudicial con la tela. ¿Se ha decolorado? ¿No? Entonces puedes preparar la mezcla completa.

Recuerda que algunos modelos tienen tela anti-manchas, como nuestro sofá Chaise-longue Nivaria, el mejor valorado por nuestros clientes, al que solo le hace falta un paño húmedo para limpiar lo que caiga sobre él.

Aplicar la espuma

Tanto si es una espuma que como comentábamos has tenido que mezclar tú mismo o bien si es un bote cuya difusión ya es en este formato, tendrás que aplicarlo por la superficie del sofá y frotar en círculos de manera progresiva.

Hazlo de manera uniforme para que no quede ningún cerco, ya sea con una esponja suave o con un cepillo cuyas cerdas sean también suaves. Una vez que has realizado este cepillado, retira los restos rápido con una toalla. Tendrás que irla enjuagando en agua limpia y escurriéndola bien para no mojar el sofá. Así irás viendo cómo sale toda la suciedad, si fuera necesario darle otro repaso, no lo dudes.

Es importante también dejar secar el sofá antes de usarlo, preferiblemente sin que le dé el sol directamente para que no queden marcas.

Cómo limpiar un sofá de tela con productos caseros

Aspirar el sofá

Sea como sea, queremos resaltar que aspirar el sofá es importante, elijas un modo de limpieza u otro este paso es fundamental para un buen resultado. El polvo puede acabar incluso ensuciando el producto de limpieza y acabarás repartiéndolo por todo el sofá, así que ¡no te olvides!

Preparar la mezcla de productos de casa

Los productos caseros y cotidianos son algunos de los mejores aliados de la limpieza de hogar. Ya sea para limpiar un sofá de piel o uno de tela, tenemos cosas por casa que nos ayudarán a lograrlo.

Por ejemplo, el vinagre es uno de esos productos infalibles de nuestro hogar. Del mismo modo el limón es otro de nuestros mejores amigos en la cocina y en los trucos de hogar. Pero si hay un rey de los remedios de limpieza ese es el bicarbonato y, con este último, tienes el mejor remedio casero para limpiar sofás de tela.

Tan solo tienes que poner una cucharada de bicarbonato en un recipiente con agua y añadirle o bien el zumo de un limón (bien colado) o medio vaso de vinagre. Cuidado con la cantidad de este último pues no quieres que el sofá huela a ello.

Si por cualquier tipo de accidente el sofá tiene una mancha muy compleja de sacar puedes probar con amoniaco. Es fundamental que realices la mezcla con agua y frotes en círculos de manera enérgica la mancha para tratar de sacarla. También es muy importante que luego la aclares con un paño humedecido para que tratar que no quede cerco. Al secarse, debería quedar como nuevo.

¿Quieres un sofá nuevo?

Si quieres comodidad en el uso y también en la limpieza, comprar un sofá en dormitorum.com es la mejor solución pues, además de confortables ¡son de tela anti-machas! 

Ir arriba