Cómo lavar un edredón de plumas

Quien tiene un edredón nórdico de plumas o plumón sabe lo delicados que son. Un mal lavado puede acabar estropeando la pieza y que tengamos que comprar otro. ¿Quieres saber cómo lavar un edredón de plumas de la forma correcta? ¡Sigue leyendo!

¿Cómo es el proceso de lavado de un edredón de plumas? 

A menos que las indicaciones del fabricante señalen que tu edredón de plumas requiere de lavado en seco y, por lo tanto, debas llevarlo a la tintorería, podrás lavar el edredón en la lavadora en casa de la siguiente manera: 

Paso 1: Comprueba que no tiene pérdidas de relleno 

Antes de lavar un edredón de plumas es imprescindible comprobar que no hay agujeros o alguna zona más desgastada por la que se pueda perder el relleno. En caso de encontrar algún daño, habría que coserlo antes de realizar el lavado. 

Paso 2: Hazte con los elementos necesarios y procede al lavado 

Elige un detergente para prendas delicadas y consigue unas pelotas de tenis, que entrarán en acción durante el proceso de secado. Si no las tienes, puedes utilizar un par de zapatillas de lona blancas limpias, que cumplirán la misma función. A continuación, define un programa de lavado para ropa delicada e inicia el proceso de lavado, que puede ser con agua fría o a la temperatura indicada por el fabricante. Ten muy presente que no debes utilizar suavizante. 

Paso 3: Secado 

El proceso de secado de un edredón de plumas es tan importante como la preparación y el lavado del mismo. Si prefieres ahorrar energía y hace buen tiempo, puedes dejarlo secar al aire, aunque tardará más en quedar completamente seco. Además, deberás disponer de un sitio donde puedas extenderlo sin peligro de que se manche. 

Por eso, la mejor idea es que el proceso de secado se realice en la secadora, introduciendo también las pelotas de tenis o las zapatillas blancas en el tambor. El golpeo de estos elementos se encargará de que el relleno quede bien repartido por todo el edredón. 

Asegúrate de que tu edredón nórdico esté completamente seco antes de volver a usarlo o guardarlo. Esta condición es esencial para evitar la aparición de manchas amarillentas o moho, que luego es muy difícil de quitar. 

¿Se puede lavar un edredón de plumas en la lavadora? 

La mayoría de las piezas de ropa de cama, con excepción de las mantas de lana, se pueden lavar en la lavadora. Cuando se trata de la limpieza de un edredón de plumón o de plumas, la posibilidad de lavarlo en lavadora depende de varios factores. 

En primer lugar, si te planteas lavar tus edredones nórdicos en la lavadora de tu casa, la máquina debe tener un tambor lo suficientemente grande como para poder meterlo con facilidad, sin hacer presión y apelmazarlo. En ese caso, no quedará bien lavado. 

Si no es así, es mejor que laves tu edredón nórdico en la bañera o que lo lleves a la lavandería. Además, es imprescindible que sigas a rajatabla las instrucciones del fabricante, que pueden estar indicadas en la etiqueta, pues tal vez tu edredón de plumas solo admita el lavado con agua fría o, directamente, exija una limpieza en seco profesional. 

¿Cómo lavar un edredón de plumas en la bañera? 

Si no estás seguro de si tu edredón de plumas o plumón resistirá el lavado en lavadora, o es demasiado grande para entrar en ella, puedes realizar la limpieza a mano. La mejor forma de lavar tu edredón nórdico de plumas sin lavadora es hacerlo en la bañera. 

El primer paso es que llenes la bañera con agua que esté aproximadamente a unos 30º centímetros, ni muy caliente ni muy fría. La cantidad de agua dependerá del tamaño del edredón. Debes llenar la bañera hasta que cubra el nórdico de plumas por completo. 

Echa un poco de detergente suave y para prendas delicadas en el agua. Este paso se realizará antes de introducir el edredón de plumas, y se echará una cantidad similar a la que se utiliza para lavar en lavadora. 

Una vez tengas el agua junto con el jabón suave listo es hora de sumergir el edredón. 

Dale unas vueltas cada cierto tiempo para que la mezcla llegue a todas las partes del nórdico. Bastará con repetirlo durante unas 5 o 6 veces. 

Una vez que el edredón ya está limpio procederemos a retirar el agua de la bañera y escurrir el edredón para que quede seco. 

Posteriormente aclararemos los restos de jabón que hayan quedado en el edredón sumergiéndolo y escurriéndolo en agua limpia hasta que consideres que ha desaparecido cualquier resto de jabón. 

Por último, vuelves a eliminar el agua y a escurrirlo lo máximo que puedas. Para secar el edredón puedes dejarlo tendido al aire libre o meterlo en la secadora. 

 

¿Cómo conseguir que los edredones queden blancos al lavarlos? 

Los nórdicos de plumas blancos son los edredones de uso más extendido, ya que aportan una gran sensación de confort y limpieza. Son de lo más acogedor. En ocasiones, al cabo de un tiempo, por el propio uso, el movimiento del nórdico en la cama (cayendo con frecuencia al suelo) y por los sucesivos lavados, tienden a quedar amarillentos y pierden esa estética impecable que tanto te gusta. 

Para conseguir que los edredones queden blancos, hay que optar por añadir un producto blanqueante en el agua de lavado o realizar un proceso que, aunque requiere de más trabajo, evita el uso de productos químicos.  

Lo que tienes que hacer es mezclar una taza de bicarbonato de sodio en cuatro litros de agua, y mezclar esta solución en agua caliente en la bañera, cuyo nivel sea suficiente para que el edredón quede cubierto. Asegúrate de que el agua con bicarbonato impregna bien el edredón, y déjalo en remojo toda la noche. Al día siguiente, completa el lavado en la misma bañera o escúrrelo para quitar el exceso de agua y mételo en la lavadora. 

¿Cada cuánto tiempo lavar el edredón? 

Es recomendable lavar los nórdicos de plumas solo una vez al año. Verás que es suficiente si los cuidas y los ventilas bien habitualmente. Los edredones de microfibra admiten varios lavados en el año. Usa tus edredones protegidos con fundas nórdicas de buena calidad, y se mantendrán limpios por mucho más tiempo. Solo tendrás que cambiar y lavar semanalmente la funda nórdica de cada edredón, junto con las sábanas, y tu ropa de cama se conservará impecable, atractiva y saludable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para poder dejar un comentario has de aceptar las siguientes reglas RGPD y marcar la casilla:
DORMITORUM te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por DORMITORUM SL. La finalidad de la recopilación de tu nombre, correo electrónico y contenido es que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web.
Legitimación: Consentimiento del interesado. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en cualquier momento poniéndote en contacto con nosotros al correo [email protected], así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Ir arriba