680 865 214
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in excerpt
Search in comments
Filtrar por...
Filter by Categorías de productos
Colchones
Somieres
Canapés Abatibles
Camas Articuladas
Geriatria
Accesorios

Seguro que te ha pasado que estás deseando llegar a la cama para descansar y cuando por fin te acuestas, te desvelas y pasas largos minutos, incluso horas, despierto. Das vueltas y más vueltas en la cama y, para cuando suena el despertador, tienes la sensación de apenas haber dormido un par de horas.

Muchos de los problemas de sueño que hay hoy en día podrían corregirse aplicando ciertos cambios en nuestras casas y en nuestras rutinas. ¿Quieres descubrir cómo puedes dormirte más rápido? ¡Sigue leyendo para que no te resulte dificil conciliar el sueño!

Consejos para dormir rápido

habitos dormir

  • Crea un hábito

Si lo que buscas es quedarte dormido rápido, nada te resultará más útil que crear el hábito de dormir siempre a la misma hora tras realizar una actividad concreta. De esta forma, se crea una rutina que despierta la necesidad de dormir.

Por ejemplo, tu hábito puede ser cenar, ver la tele un rato y después darte una ducha. Seguidamente, te irás a la cama. Tras hacer esto durante varias semanas, tu cuerpo sabrá que después de ducharte es hora de dormir, y cuando te estés dando una ducha de agua caliente, empezará con todos los procesos fisiológicos que garantizan un sueño rápido y profundo.

El indicador de que ha llegado la hora de dormir también podría ser tomarse una infusión (te proponemos 10 bebidas naturales que te ayudan a conciliar el sueño) leer un rato, hacer unos ejercicios de respiración, tomarse un pequeño snack, etc. Lo importante es que sea algo tranquilo y relajante y que puedas repetirlo de forma habitual sin esfuerzo.

Irse a la cama siempre a la misma hora es un factor que ayuda, y mucho, a conciliar el sueño rápidamente gracias al reloj biológico, pero hay ocasiones en las que tenemos que acostarnos más tarde, y ahí entra en juego la rutina, pues, aunque llegues de fiesta de madrugada, puedes empezar con tu rutina y avisar a tu cuerpo de que es hora de dormir, de tal forma que cuando te metas en la cama tu cerebro estará en modo descanso.

  • Practica ejercicio durante el día

El cuerpo humano está pensado para moverse, y hacer ejercicio durante el día ayuda a que todo el organismo rinda mejor, gaste energía y, por la noche, descanse mejor. Sin embargo, hay que tener en cuenta que no se recomienda realizar actividad física dos horas antes de irse a la cama, pues el ejercicio activa el cuerpo y puede ser contraproducente para descansar. No se incluyen en esta recomendación actividades tranquilas como yoga relajante o paseos tranquilos, que sí se pueden practicar poco antes de irse a la cama.

  • Cena ligero

Según algunos estudios, una pequeña comida de menos de 150 kilocalorías antes de ir a dormir puede mejorar el descanso y el metabolismo para el día siguiente. Es importante, no obstante, que este snack aporte sobre todo proteína y, además, que sea bajo en sal y sin cafeína. Además, no es conveniente tomar mucho líquido antes de dormir para evitar despertarnos en medio de la noche por la necesidad de ir al baño.

Y el sueño no solo depende de lo que tomes en la cena. Descubre algunos alimentos que te ayudarán a dormir mejor.

  • Baja las luces poco a poco

El ser humano desde siempre ha dormido por la noche y está en nuestra biología que cuando deja de haber luz, nos entre sueño. La oscuridad es esencial para la producción de melatonina y la activación del ritmo circadiano relacionado con el sueño, por lo que lograr un entorno de oscuridad es vital para dormir de forma adecuada. Incluso podría resultar interesante simular un atardecer natural, con una luz que va disminuyendo de intensidad poco a poco.

Pero hoy en día no basta con acostarse y apagar la luz del dormitorio. El proceso para dormir sin dar muchas vueltas empieza mucho rato antes, cuando se debe producir el “apagón tecnológico”. ¿Qué es esto? No usar portátiles, móviles, tablets e incluso la televisión hasta 90 minutos antes de ir a la cama. La luz artificial que emiten estos dispositivos impide que el cuerpo comprenda que se acerca la hora de dormir. Hay algunos aparatos que en lugar de emitir luz azul emiten una luz más cálida que no altera tanto los patrones de sueño, pero lo cierto es que un rato antes de dormir es interesante desconectar de todo lo digital para que el cerebro entre en un estado de calma sin la sobreexcitación que provocan los mensajes, los juegos, los colores llamativos de las pantallas, etc.

  • Relájate antes de dormir

Para conseguir un descanso óptimo, es indispensable relajarse y dejar a un lado los problemas del día a día, la lista de tareas pendientes para el día siguiente, etc. Por ello, es importante “desconectar” y dejar la mente en calma.

Con este objetivo, algunas personas antes de acostarse realizan un listado con papel y boli de todas las cosas que tienen que hacer al día siguiente o de las ideas que tienen dando vueltas en su cabeza. Al anotarlas, se tranquilizan sabiendo que al día siguiente se pondrán con ellas y, cuando se acuestan, lo hacen con la confianza de poder desconectar de verdad.

Asimismo, para relajarse, también hay personas que realizan ejercicios de respiración. No solo intentan respirar de forma más suave, sino que se concentran en cómo entra y sale el aire de sus pulmones para así dejar la mente en blanco, sin preocupaciones, con esta técnica de relajación

  • Escoge un colchón y almohada adecuados a tus necesidades

A la hora de dormir rápido, es imprescindible tener un buen compañero de cama. La calidad del colchón es vital para un descanso óptimo, y no solo es importante cambiarlo cada 8 o 10 años, sino que además hay que tener en cuenta cuáles son nuestras necesidades, pues según si dormimos solos o acompañados, en qué posición solemos dormir, cuánto pesamos, si somos calurosos o no, etc., nos convendrá más un colchón u otro. En Dormitorum te proponemos unos colchones viscoelásticos premium que garantizan un descanso estupendo. Y la almohada también tiene mucha importancia, pues dependiendo de en qué postura duermas necesitarás un tipo distinto de almohada, ya sea por material, firmeza o tamaño.

Carrito Producto eliminado. Deshacer
  • No hay productos en el carrito