Consejos sobre cómo acostar a un bebe de forma segura

como acostar a un bebé

Acostar a recién nacidos, si no se hace adecuadamente, puede suponer un peligro. Los bebés en sus primeros meses de vida son muy vulnerables, incluso cuando duermen, pues una mala postura o no colocarlos en la superficie adecuada puede causarles problemas respiratorios o de salud. 

Hoy desde Dormitorum te traemos algunos consejos sobre cómo acostar a un bebé de forma segura. sigue leyendo…

La postura del bebé

Es recomendable que el bebé duerma boca arriba para evitar que se quede sin aire mientras duerme. Hay que evitar en todo caso que el bebé duerma boca abajo, pues aumenta el riesgo de sufrir el síndrome de la muerte súbita del lactante. Esta recomendación se debe cumplir mínimo durante su primer año de vida, después de cumplir el año es más difícil que el bebé se ahogue de esta manera. 

No compartas la cama con tu bebé

Aunque muchas parejas acaban acostando al bebé en su cama, esto no es nada recomendable. Los bebés deben dormir en una cuna adecuada. Hay en muchos casos donde compartir la cama con el pequeño puede resultar peligroso, por ejemplo, si alguno de los padres es fumador, si se están consumiendo fármacos que induzcan al sueño o si la superficie es blanda o vieja. En el caso de que decidas seguir acostando a tu bebé en la cama debes controlar que en ningún momento el pequeño se quede debajo de las sábanas y que tenga suficiente espacio por el que corra el aire.  Es imprescindible que se evite compartir la cama con el bebé en menores de 4 meses, o aquellos bebés que hayan nacido prematuros o con un peso muy bajo

Compartir la habitación durante los primeros meses

Se recomienda que durante las primeras semanas o meses de vida del bebé se coloque la cuna en la habitación de los padres, cerca de la cama y con fácil acceso. De esta forma si al bebé le pasa algo, se le puede atender en el momento. 

Habitación con la temperatura adecuada

Los bebés son muy sensibles, es importante que la habitación donde duerma y pase más tiempo tenga una ventilación adecuada y evite el sobrecalentamiento. Trata de vestir al bebé con prendas no muy calientes ni utilizar mantas gruesas. La temperatura de ambiente ideal para el bebé se encuentra entre los 20 y 22ºC.

Elige una superficie firme

Los productos para bebés como pueden ser el moisés o la cuna, deben ser productos firmes, para que el bebé no se hunda. También es importante que cuando vayas a comprar la cuna para el bebé elijas un colchón de dureza también firme, pues opciones más mullidas pueden impedirle respirar adecuadamente.

Colchón de cuna para bebés: HR Liso

Este modelo es una opción acertada para que el bebé descanse perfectamente. Es un colchón de buena firmeza y que además cuenta con una funda extraíble. El núcleo es de biocell con miles de celdas comunicadas entre sí que, aparte de darle la firmeza necesaria al colchón, también aporta transpiración para que la humedad no se acumule y el aire fluya a través del colchón. Este modelo también cuenta con un tejido Strecht con aloe vera, multielástico e higiénico. 

Puedes echar un vistazo a nuestro post sobre cómo elegir el mejor colchón para niños.

Cuna libre de juguetes o almohadas

Siguiendo esta línea es importante que la superficie de la cuna esté libre de cojines, almohadas o juguetes a la hora de dormir, ya que pueden impedir que el aire circule de forma adecuada. Eliminando estos obstáculos el bebé no corre ningún riesgo adicional, aunque se mueva durante el sueño. También se debe evitar acostar al bebé en sillones, butacas u otras superficies muy acolchadas como los cojines de lactancia. 

Espero que estos consejos te hayan sido útiles, si quieres una recomendación más personalizada sobre los colchones para cuna no dudes en ponerte en contacto con nuestro equipo de expertos, estaremos encantados de atenderte. 

Ir arriba