habitacion colchones hoteles

Las vacaciones… ¡qué maravilla! Unos días de relax y diversión para evadirse del mundo, unos días que muchas personas esperan con impaciencia durante semanas y meses. Las vacaciones… nos gustan sí o sí, ya sean largas de algunas semanas o escapadas cortas de fin de semana o puente. Las vacaciones… qué fabuloso el momento en que decimos a nuestros compañeros de trabajo y familiares con cariño (aunque a otros no 😉 “adiós, que me voy, ahí os quedáis”. Qué emociones tan positivas mientras vas de trayecto y llegas a tu destino, pasa el día y llega la hora de dormir.

En ese momento de la noche caes rendido en la cama; te tumbas en el colchón del hotel, la casa rural o el apartamento y… ¡ostras! vueltas y más vueltas. Con lo cansado o cansada que estás y ¡no puedes dormir! Da igual donde te encuentres, en un colchón de hotel, casa rural, pensión, hostal o  de apartahotel. Esto ocurre infinidad de veces, a muchas personas y en muchos lugares.

Echas de menos tu colchón, sin duda: el confort de tu cama por la noche no tiene ni punto de comparación. A muchas personas les ocurre esto: cuando están de vacaciones no pueden descansar a causa del colchón.

Pero si estas leyendo esto y eres hostelero, ten en cuenta que lo que acabo de contar es muy cierto. Le ocurre a muchos de tus clientes cuando descansan en tu hotel, casa rural, pensión, hostal, apartahotel o lo que ofrezcas como alojamiento (a partir de ahora vamos a llamar a todos estos alojamientos turísticos hoteles, por generalizar, si te parece bien ;). Si sigues leyendo este artículo, encontrarás más abajo algunos consejos para ti.

Volviendo con aquellos que van de vacaciones y les cuesta conciliar el sueño ¿Quieres que te dé unos consejos para tener un buen descanso en vacaciones? Abre tus ojos y agudiza tu memoria que aquí van.

colchones de hoteles para las habitaciones

¿Cómo descansar bien en un colchón de hotel o de cualquier alojamiento turístico?

Lo primero que debes saber es que el ser humano es un animal de costumbres. Es completamente normal que eches de menos tu colchón: estás acostumbrado a él. Mejor dicho, las percepciones y sensaciones que tu cuerpo transmite a tu cerebro, hace que consideres tu cama como el mejor lugar para descansar y dormir. Pero la cosa no mejora cuando llegas a un hotel y la cama que te encuentras tiene un colchón viejo y/o de mala calidad.

Un truco que suele ser muy efectivo es encontrar una almohada adecuada para ti. Si consideras que la almohada es muy baja, pide que te dejen otra así conseguirás mayor altura. Por el contrario, si la almohada es demasiado alta y dura, pide que te busquen otra más baja y blanda o, como alternativa, un cojín estrecho y blando. Los hoteles suelen disponer de distintas clases de almohadas para ofrecer el máximo confort a sus huéspedes.

Pero puedes realizar otras pequeñas acciones a lo largo del día que te ayudarán a minimizar los problemas que pueden presentarse a la hora de dormir en un colchón de hotel. Por ejemplo, es conveniente que reduzcas todo lo que puedas el consumo de bebidas excitantes como el café, el té, otras bebidas estimulantes, incluso el tabaco ya que impedirán al sueño apoderarse de ti. Algo parecido ocurre con el alcohol, aunque a priori parezca que te da sueño, en realidad lo que te ocurrirá es que te fragmentará el descanso haciendo que despiertes con frecuencia; y con tanto despertar, al final puedes acabar por desvelarte por completo. Intenta cenar ligero ya que alimentos grasos, fritos o platos muy elaborados pueden generar una digestión pesada y provocarte malestar y dificultad para dormir.

Otra rutina que puedes marcar durante las vacaciones es intentar no variar la hora de levantarte e ir a dormir; esto último es importante porque, para inducir el sueño, el cuerpo necesita tener los mismo hábitos a diario que le recuerden que ya es la hora de ir a descansar. También es una idea excelente no estar todo el santo día tumbado sin realizar ninguna actividad física, aunque estés de vacaciones tu cuerpo necesita quemar energía y sentirse cansado para poder dormir.

La habitación es otro punto clave a tener en cuenta. Procura habilitar la habitación del hotel con las condiciones que necesites para dormir. Por ejemplo, si te molesta la luz, cierra cortinas y persianas. Si hace calor, puedes poner el aire acondicionado. Si te molesta el ruido, cierra las ventanas y balcones. También puede intentar adaptar el nivel de humedad, al ser posible.

Ofrece a tus huéspedes un buen descanso en tu hotel. Consejos sobre colchones para hosteleros.

COlchones para hoteles, apartamentos, pensiones, hostalesgama hosteleria

Si eres propietario de un alojamiento turístico y estas leyendo este artículo, quizá sea conveniente que revises el estado de las camas en tu hotel. Aquí tienes una buena oportunidad de saber lo que sienten los clientes que llegan a tu hotel, y se encuentran con un colchón viejo que no ofrece el descanso que tanto andan buscando en sus vacaciones.

Si tu máxima es que tu hotel se quede para siempre en la memoria de tus clientes y den la mejor publicidad que existe, el boca a boca, puedes lograrlo (entre otras cosas) proporcionando un buen equipo de descanso. Ahora no te imagines que tienes que incorporar en las habitaciones alta tecnología con colchones masajeadores, música relajante, aromaterapia sedante y demás tácticas que induzcan el sueño de tus clientes (aunque no estaría mal… ;). Bromas a parte, tan solo tienes que garantizar a tus clientes un buen descanso; permíteles dormir en un buen colchón, una buena base para ese colchón y una almohada perfecta.

Características comunes en los colchones de hoteles 

Si no estás seguro de qué colchones comprar para tu hotel, estas son algunas de las características que suelen tener en común todos los hoteles (incluidos los de lujo y 5 estrellas): 

  • Firmeza:

Suelen ser colchones de firmeza media-alta. Con este tipo de firmeza los clientes no se hunden. Además, de esta manera, el colchón se adaptará a la mayoría de las personas. 

  • Núcleo:

El núcleo más común en los colchones de hoteles es el de muelles ensacados. Este tipo de colchones permite una mayor transpiración y, por lo tanto, mayor higiene. Además, permiten la independencia de lechos, por lo que amortiguan y reducen el movimiento. 

  • Higiene:

La higiene es uno de los factores más importantes a tener en cuenta. Además de lo obvio de cambiar las sábanas de manera regular, es esencial que los colchones cuenten con sistemas anti-ácaros y contra la acumulación de humedad. También es importante que tengan una buena transpirabilidad, que se puede conseguir con los colchones de muelles que acabamos de mencionar. 

  • Confort:

Este es uno de los aspectos que más buscan los clientes. Lo que proporciona el confort es que el colchón no produzca calor y la sensación de mullido. Esto se consigue con acolchados de fibras en la última capa antes del tapizado, evitando las espumaciones. Estas capas ayudan también a la higiene ya que hacen que el colchón tenga una mayor ventilación. 

  • Vida útil:

La vida útil del colchón es un factor esencial que debemos tener en cuenta. Lo lógico y lo que todos queremos es que el colchón dure todo el tiempo que sea posible y en buenas condiciones. Por ello, aunque se tenga que hacer una inversión un poco más alta, es importante escoger un colchón bueno, ya que va a dormir sobre él muchas personas distintas. A largo plazo sale más económico, ya que no tendremos que cambiar los colchones de manera regular. 

Aprovecho para darte un consejo que seguro que te interesará: si compras colchones en una tienda online, puedes conseguir colchones nuevos a precios de outlet. ¿Te gusta lo que estás leyendo? Pues aún te diré más: ¿sabes que los gastos de envíos son gratuitos, da igual donde esté ubicado tu hotel?

Comprar colchones en una tienda online de colchones es una opción excelente. Y otro consejo que te doy: si decides hacer tu compra en esta página web, pregunta por el departamento de Colchones para Hoteles y descubre las ventajas que tienen para ti, como propietario de un hotel que eres (o de un hostal, pensión, casa rural o apartahotel).

Reflexiones sobre dormir bien en vacaciones.

Si eres de esos que echan de menos su equipo de descanso cuando están de vacaciones, ya sabes algunas pautas que debes considerar para dormir bien en vacaciones cuando el colchón del hotel no es de buena calidad. Es importante disfrutar al máximo de las vacaciones porque nos recargan las pilas y nos liberan del estrés, que no se “fastidien” por culpa del colchón.

Si eres hostelero, ten en cuenta lo importante que es que tus clientes puedan dormir en las mejores condiciones y la estancia en tu hotel les deje con muchas ganas de volver. Para lograrlo es imprescindible proporcionar a tus huéspedes un buen equipo de descanso y, te recuerdo, que si compras colchones, bases y almohadas en una tienda online conseguirás equipos de descanso nuevos a precios muy bajos.

Por último, desearos: tú que te vas unos días, qué disfrutes de tus vacaciones y tengas dulces sueños; tú hostelero, que disfrutes viendo a tus huéspedes de lo felices que son estando en tu hotel.

1 comentario en “Colchones de Hoteles, ¿descansas en vacaciones?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para poder dejar un comentario has de aceptar las siguientes reglas RGPD y marcar la casilla:
DORMITORUM te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por DORMITORUM SL. La finalidad de la recopilación de tu nombre, correo electrónico y contenido es que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web.
Legitimación: Consentimiento del interesado. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en cualquier momento poniéndote en contacto con nosotros al correo info@dormitorum.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Ir arriba