680 865 214
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in excerpt
Search in comments
Filtrar por...
Filter by Categorías de productos
Colchones
Somieres
Canapés Abatibles
Camas Articuladas
Geriatria
Accesorios

¿Qué es una cama supletoria?

Una cama supletoria es el aliado perfecto para aquellas personas que suelen tener invitados en casa y no quieren tener una cama tradicional ocupándoles espacio innecesariamente. Son camas que se pueden guardar cuando no se están usando y las hay de varios tipos para adaptarse mejor a las necesidades de cada casa.

Destacan sin duda las camas nido, en las que una cama de arrastre se guarda debajo de otra principal que sí queda visible. Es habitual encontrarlas en dormitorios infantiles y juveniles por si un amigo del niño se queda a dormir, aunque las dimensiones y la estructura de las camas auxiliares están pensadas también para adultos.

Asimismo, las camas plegables son una opción muy interesante a la hora de alojar a huéspedes en nuestra casa, pues permiten doblar tanto el colchón como la estructura de la cama para que ocupe menos espacio. Esto permite esconder la cama cuando no se esté usando sin renunciar a un buen somier de láminas para disfrutarlo por la noche.

Junto con este tipo de camas, otra buena opción para hospedar invitados son los sofás cama, pero no uno de los incómodos sofás cama que se solían usar antes, sino una versión moderna como este Sofá Cama Bolt, que se convierte en una cama de 135×190 y cuenta, además, con un espacioso arcón.

Tipos de camas supletorias

Cama nido

Las camas nido están formadas por dos camas gemelas que incluyen una cama superior y otra inferior, también llamada cama canguro de arrastre. La cama superior es la de uso habitual y queda siempre a la vista, mientras que la cama inferior tiene unas patas plegables que permiten guardarla bajo la cama principal.

Gracias a las patas del somier inferior, la segunda cama queda a la misma altura que la otra una vez está instalada. Las patas incorporan unos muelles automáticos para mayor comodidad a la hora de instalarla. Además, la estructura tiene unas ruedas para poder deslizarla cómodamente por el suelo y guardarla bajo la cama principal.

Este tipo de camas son muy habituales en dormitorios juveniles y pueden incluir un somier de láminas (cama nido láminas) o un somier tapizado (cama nido tapizado), tanto en la cama superior como inferior, por lo que ofrecen mucho más confort que otras soluciones como las camas inflables.

Cama arrastre

Además de poder comprar una cama nido completa, que incluye tanto el somier superior como el inferior, se puede adquirir solo la cama inferior, también conocida como cama de arrastre o cama canguro.

Funciona igual que una cama nido y ofrece las mismas ventajas de confort y comodidad, aunque a la hora de comprarla hay que asegurarse de que la cama bajo la que se va a colocar acepta una cama de arrastre. ¿Cómo saberlo? Hay que tener en cuenta la posición de las patas, pues debe poder deslizarse la cama de arrastre debajo, y también la altura, pues debajo de la cama principal debe caber el somier con las patas plegadas, el colchón y la ropa de cama. Por ejemplo, esta cama de arrastre de láminas es perfecta para colchones de látex, pues ofrece la transpirabilidad ideal, y acepta colchones de hasta 22 cm.

Cama plegable

Las camas plegables son otra opción interesante de cama auxiliar. Como su nombre indica, este tipo de camas se puede doblar por la mitad para ocupar menos espacio cuando no se está usando. Su somier suele ser de láminas para poder plegarlo con facilidad e incorpora sus propias patas o soportes.

A la hora de comprar camas plegables, hay que tener en cuenta que no todos los colchones se pueden plegar, como ocurre con los colchones de muelles y de muelles ensacados. Además, el grosor del colchón puede suponer una gran diferencia en el confort del huésped. En Dormitorum te proponemos esta cama plegable con colchón de 13 cm de altura, ideal para visitas inesperadas.

Ventajas de las camas auxiliares

1. Ocupan poco espacio

Sin duda, esta es una de las principales ventajas de este tipo de camas. Las de nido esconden dos camas en el espacio de una y las plegables se pueden guardar con facilidad en casi cualquier sitio, pues por ejemplo esta cama individual de 90×190 ocupa plegada 90×26 cm.

2. Mayor confort

Las camas plegables, al incorporar su propio somier y su colchón, ofrecen más comodidad que otras soluciones como colchones inflables o sofás-cama. Antiguamente, los colchones de las camas plegables y supletorias no eran muy cómodos y se deformaban con rapidez, pero en la actualidad han mejorado considerablemente, incluyendo látex y viscoelástica en sus modelos, para ofrecer todo el confort necesario tanto para una noche de descanso, como para estancias más prolongadas.

3. La solución perfecta para casas pequeñas

Las camas auxiliares son perfectas para casas pequeñas, pues por la noche permiten contar con una cama más, mientras que por el día se pueden guardar y dejan libre el espacio para dedicarlo a otra actividad. Además, este tipo de camas se pueden guardar con la ropa de cama ya dispuesta para que al llegar la noche solo haya que montarlas ¡y a dormir!

 

 

Uso de cookies

En Dormitorum utilizamos cookies tanto propias como de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si continuas navegando entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies
Carrito Producto eliminado. Deshacer
  • No hay productos en el carrito