La almohada ideal para un colchón duro

almohada para colchon duro

Encontrar la almohada perfecta es casi tan difícil como elegir colchón. ¿Quién no ha ido de visita a casa de un amigo y ha tenido que dormir con una almohada que le ha provocado un dolor de cuello insoportable? Aunque los colchones son una parte importante dentro de los componentes de una cama, lo que más se extraña es la almohada. Tal es la situación que hay personas que deciden viajar con su propia almohada. 

En Dormitorum sabemos la importancia de elegir los elementos del descanso adecuados, por eso hoy te traemos un post donde responderemos preguntas que aún no hemos tratado, como la mejor almohada para un colchón duro o cómo ablandar una almohada que está muy dura. ¿Quieres saber más? ¡Sigue leyendo!

¿Cuál es la mejor almohada para colchón duro?

Ya hemos dedicado un artículo a los colchones duros, donde hemos determinado que la mejor postura para disfrutar de un colchón con estas características es bocarriba. 

La postura es un factor determinante a la hora de elegir almohada, pues según como suelas dormir necesitarás que tu almohada tenga unas características frente a otras que te permitan permanecer en una posición ergonómica y con la espalda recta

En este caso, si duermes sobre un colchón duro y boca arriba, debes buscar una almohada que se adapte a tu cuello y que tenga la altura adecuada para que no mantenga la columna vertebral en una posición torcida. 

El consejo general de colegios de fisioterapeutas de España aconseja que cuando se duerme mirando al techo es recomendable optar por almohadas de altura media. La altura media en una almohada está entre los 10/13cm. 

También es aconsejable que las almohadas blandas se sustituyan por almohadas de dureza media, como por ejemplo las fabricadas con material viscoelástico, que se adaptan a la perfección al contorno del cuello.

Un modelo de almohada recomendable es la almohada viscoelástica e hilo cerámico. El núcleo de este modelo está formado en su totalidad por material viscoelástico, lo que le otorga una firmeza media y una adaptabilidad alta, que permite que el eje de la columna vertebral y el cuello se mantengan alineados. Además, se encuentra fabricada con tejido de hilo cerámico, que le da propiedades atérmicas y permite que sea transpirable.

Algunas de las personas que utilizan un colchón duro, son aquellas que sufren de dolores de espalda, pues un colchón con una buena firmeza y dureza les permite mantener una posición ergonómica

Para estos casos es aconsejable que se opte por almohadas cervicales, como este modelo en forma de mariposa. Este modelo también dispone de un núcleo 100% viscoelástico y una funda que evita el exceso de humedad. La particularidad de esta almohada es la forma que tiene. Cuenta con un hueco para poner el cuello y que se mantenga una buena posición. Es una almohada destinada para personas con problemas cervicales y que necesitan mantener una posición mirando al techo.

¿Y si duermo en otra postura?

Sobre los colchones duros también se pueden adoptar otras posturas, como hacia cualquiera de los lados o boca abajo (en menor medida). Este tipo de situaciones suelen darse en colchones que, a pesar de ser duros, cuentan con un acolchado que proporciona una gran adaptabilidad, aunque siempre se suele recomendar no dormir boca abajo sobre colchones con dureza alta. 

Si duermes de lado debes buscar alternativas más gruesas, como almohadas de 15 cm. En cambio, sí duermes boca abajo debes buscar almohadas blandas, como por ejemplo las almohadas de fibra sintética

¿Cómo puedo ablandar mi almohada?

Cuando estrenamos una almohada nueva podemos sentir que está muy dura. Algunos modelos necesitan adaptarse previamente.  Si quieres intentar ablandar tu almohada de forma manual te dejamos algunos consejos, pero ¡cuidado! Algunos de estos trucos pueden acabar dañando el material interno de las almohadas

Si sientes que tu almohada es muy dura compra una opción más blanda, y deja la almohada dura como cojín decorativo o para invitados. Si estás en un hotel y no te pueden dar una almohada con otro grado de dureza puedes intentar alguno de estos trucos si los materiales y composición lo permiten.

  • Aplica calor. Algunas almohadas, sobre todo en algunos modelos de viscoelástica, pueden estar más duras al principio, pues comienzan a ablandarse con el calor corporal a lo largo de un periodo de tiempo. Si quieres acelerar el proceso puedes aplicar calor de forma controlada para que no estropee el material. Puedes utilizar un secador o una manta eléctrica a baja potencia para ir ablandando la almohada, pero con cuidado y poco a poco. 
  • Golpear la almohada. Otra opción para ablandar la almohada es darle golpes. Primero debes colocar la almohada sobre una superficie dura, y posteriormente darle golpes con un objeto rígido como un palo de escoba. 
  • Añadir relleno. Puedes ponerle una funda de mayor tamaño y meter relleno acolchado dentro. Así ajustarás la dureza a tus necesidades fisiológicas.

Espero que este post te haya ayudado en la elección de la almohada para colchones duros. Si tienes más dudas pueden visitar entradas antiguas sobre la elección de almohadas o contactar con nuestro personal. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para poder dejar un comentario has de aceptar las siguientes reglas RGPD y marcar la casilla:
DORMITORUM te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por DORMITORUM SL. La finalidad de la recopilación de tu nombre, correo electrónico y contenido es que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web.
Legitimación: Consentimiento del interesado. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en cualquier momento poniéndote en contacto con nosotros al correo [email protected], así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Ir arriba