12 consejos para dormir bien

dormir bien

Después de un día intenso de trabajo lo que más deseas cuando llega la noche es poder dormir bien. Pero llegado el momento de acostarte y la merecida recompensa de dormir bien parece que no acaba de satisfacerte ¡no consigues dormir! Y en este momento comienza la temida espiral sin salida: empiezas a dar vueltas en la cama, la tensión te oprime la cabeza, te enfadas aún más, y al final… ¡te tienes que levantar!

En Dormitorum no descansaremos hasta conseguir que duermas bien. Por eso te traemos siempre el mejor descanso, no solo en forma de productos de equipos de descanso, sino también te damos todas las recomendaciones que necesites. Si ya no sabes qué hacer para dormir bien, no te preocupes, que seguro que encuentras la solución a continuación. Atento a estos 12 consejos para dormir bien que te alegrarán el día y, sobre todo, la noche. Pero antes…

consejos-para-dormir-bien-por-las-noches-post-dormitorum

 

¿Por qué no duermo bien?

Las causas por las que una persona puede no dormir bien son muy variadas. En muchas ocasiones el insomnio no se debe a la persona en sí, sino a que el ambiente no es adecuado. Si la causa de tu problema para dormir es que no encuentras la postura adecuada, por la mañana tienes dolor de espalda o no sientes que tu cuerpo está a gusto sobre tu cama, puede que el problema se deba a que necesites un colchón nuevo.

Por otra parte, hay causas fisiológicas o de salud mental que sí pueden provocar insomnio.

  • Si estás tomando medicamentos o tomas mucho líquido durante el día puede que te interrumpa el sueño con ganas de ir al baño. Reduce la ingesta de líquidos si es tu caso.
  • También es común que si sientes dolor crónico en alguna parte del cuerpo te cueste conciliar el sueño o te levantes varias veces por la noche. Intenta colocarte en una postura que te alivie el dolor o consulta a tu médico de cabecera.
  • Si sientes un hormigueo en las piernas cuando estas están en reposo puede que sufras el “síndrome de las piernas inquietas”.
  • La apnea del sueño. Las personas que sufren de este trastorno dejan de respirar durante el sueño, y esto provoca que se despierte sobresaltada.
  • Otra de las principales causas del insomnio es el estrés o el estado de nerviosismo. Ayúdate de técnicas de relajación antes de dormir o consulta o especialista.

12 consejos para dormir bien

1. Crea una rutina, ponte horarios

El ser humano es un animal de costumbres. Nuestro cerebro funciona mejor organizándose a través de hábitos y costumbres, así ahorra energía para poder gastarla en cosas realmente importantes, como aprender nuevas acciones y experiencias. Si no funcionáramos así, viviríamos en un constante estrés.

Por eso es muy importante que establezcas una rutina antes de irte a la cama, para que tu cuerpo aprenda que, a partir de cierto momento del día, toca prepararse para ir a dormir. Es muy aconsejable que, hacia final de la tarde, pongas un mismo horario para cenar, ducharte, acostar a los niños (si tienes), y hacer algo que te distraiga y relaje antes de ir a la cama. Si sigues cada día (en la medida de lo posible) esta rutina, tu cuerpo por sí solo sabrá cuándo es la hora de dormir y evitarás la falta de sueño.

2. Practica ejercicio

El tópico de siempre, hacer ejercicio aporta grandes beneficios a tu salud. Y muy cierto que es, lo sabes de sobra, pero el problema es que no tienes tiempo para practicar deporte. No te preocupes, porque para hacer ejercicio, no hace falta que vayas al gimnasio. Simplemente, ¡muévete! Deja el coche aparcado, no cojas el ascensor, no te quedes en casa o vayas a una cafetería por las tardes. Sal con tus amigos o familia a caminar; lleva a tus hijos al parque y, mientras juegan, da pequeños paseos por alrededor; ve a todos lados andando, no compres una vez a la semana, hazlo a diario y aprovecha para moverte…

Nos han metido en la cabeza que tenemos que hacer running, ir al gym o a clase de zumba, que nos hemos olvidado que, lo que realmente recomienda la OMS (Organización Mundial de la Salud), es no llevar una vida sedentaria, sino mantener una vida físicamente activa. Y ¿por qué? Porque hacer ejercicio genera neurotransmisores muy beneficiosos que te aportarán felicidad, bienestar y combatirán el estrés, además de agotar tu cuerpo físicamente. Todo esto es imprescindible para dormir bien.

3. Haz ejercicios de yoga

Para las personas a las que les cuesta dormir de forma continuada es recomendable que incluyan en su rutina de ejercicios el yoga, ayudaras a estirar los músculos del cuerpo, controlar la respiración y relajarte. Puedes terminar tu rutina de ejercicios con una sesión exprés de yoga.

4. Prepárate un buen desayuno

Trata de prepararte desayunos que te sacien y puedas estar con energía durante el día. Es preferible que tomes la mayor cantidad de alimentos por la mañana y vayas disminuyendo a medida que pasa el día, así te asegurarás de que tu cuerpo tiene suficiente tiempo para hacer la digestión.

5. Cena ligero

No es nada bueno irse a la cama ni con el estómago vacío, ni lleno a reventar. La cena es un elemento muy importante que contribuye a que puedas o no dormir bien. Si te vas con hambre a la cama, no podrás conciliar el sueño. Si te vas con el estómago pesado, la digestión te impedirá descansar, incluso podrás tener pesadillas.

Lo ideal es cenar ligero y saludable. Si a tu cena añades alimentos que contengan vitaminas del grupo B, triptófano y magnesio, mejor todavía, ya que estas sustancias ayudan a inducir el sueño. Almendras y nueces, cereales integrales, queso bajo en grasa o leche, pavo o pollo, pescado y plátano, son algunos de los alimentos que te ayudarán a dormir.

6. La fitoterapia y sus pócimas mágicas

Si la desesperación de no dormir bien te hace ir al médico, lamentablemente te mandará algún somnífero. Esta no es la solución a tu problema, al contrario, estarás añadiendo otro. Puedes tomar productos y bebidas naturales que te ayuden a inducir el sueño, sin pastillas. Acude a un herbolario de confianza y te dará algún remedio de fitoterapia. Hierbas como la valeriana, la melisa, la pasiflora o la tila son algunos ejemplos de lo que puedes tomar para descansar y, ya de paso, combatir la ansiedad.

7. Relájate antes de dormir

A medida que el día llega a su fin, es importante que bajemos el ritmo de nuestra actividad. Si el estrés que te impulsa durante el día, también está presente por la noche, solo conseguirás tener una noche de insomnio. Leer, una ducha caliente, escuchar música tranquila, ver programas de humor en la tele son ejemplos de actividades que conseguirán quitarte el estrés de encima, relajarte y, como consecuencia, dormir bien.

8. Ayúdate de técnicas relajantes

Si hace rato que te has acostado y no consigue dormir, puedes probar algunas técnicas para dormir bien, relajantes. Estas técnicas son recomendables principalmente para aquella persona a la que le cuesta quedarse dormido de primeras. Un método es visualizar un paisaje bonito, relajante, donde te gustaría estar. Imagínate en él en calma total, paseando tranquilamente, disfrutando de lo que ves, sin pensar en nada, simplemente existiendo. Esto te transmitirá tanta paz, que a la larga acabarás por dormirte.

También puedes hacer ejercicios de respiración. Coloca una mano en tu abdomen y otra en el pecho, así sentirá mejor tus movimientos. Inspira lenta y profundamente, visualizando la entrada de aire por todo el recorrido. Aguanta la respiración un par de segundos y, a continuación, suelta el aire poco a poco. Repite la respiración una y otra vez, concentrándote en los movimientos. Acabarás entrando en un estado de paz y serenidad.

9. Duerme las horas que necesites

Cada persona necesita unas horas de sueño diferente. Algunos se sienten pletóricos durmiendo pocas horas, otros necesitan algunas horas de sueño más. Así que procura dormir todas las horas que necesites, aunque esto sea para ti una hazaña increíble. Recuerda que tienes un gran fin de semana (con muchas horas por delante) para recuperar algo de sueño. Si entre semana no puedes dormir todo lo que tu cuerpo necesita, aprovecha el sábado y domingo.

Pero ten cuidado con las siestas, que pueden ser un poco traicioneras. Las siestas maratonianas no te aportarán ningún beneficio, aunque pueda parecer todo lo contrario. Estas deben ser un aliado tuyo, que te permitan recuperar un poco de energía para llegar hasta el final del día. La siesta ideal es esa que dura 10 o 15 minutos, no le añadas mucho más, sino por la noche te arrepentirás.

10. Escoge bien tu postura

Cuando te tumbas en la cama, ¿sabes cómo dormir correctamente? No todas las posturas favorecen el sueño, ¿lo sabías? Si sufres problemas estomacales, la mejor posición es de lado, la fetal, pero túmbate del lado izquierdo, sino la postura no te servirá. Aunque si tiendes a sufrir sueños poco dulces, mejor será que lo hagas del lado derecho, así evitarás las pesadillas.

Dormir tumbado boca abajo, tampoco es una mala opción, aunque puedes sufrir dolores cervicales. La mejor postura para dormir como un tronco es, precisamente esa, boca arriba. De esta manera, respirarás mucho mejor (aunque en ciertas personas puede provocar ronquidos) y tu espalda estará completamente recta, te levantarás sin ningún dolor. Elegir la postura va en función de preferencias, lo importante es que te sientas confortable.

11. Elige la almohada adecuada

La almohada es un elemento muy importante a la hora de tener un buen descanso. Ya lo hemos comentado en ocasiones anteriores, si quieres saber cómo elegir la almohada ideal para ti, puedes averiguarlo aquí.

Pero permítenos hacerte una recomendación. La almohada de núcleo viscoelástico con aloe vera es una de las mejores opciones que existen, si lo que quieres es sentir que duermes en una nube. Esta almohada te proporciona una gran adaptabilidad debido a su nivel medio de firmeza, además con ella no pasarás calor mientras duermes gracias sus propiedades atérmicas. Con esta almohada, ¡dormirás en el séptimo cielo!

12. Compra un colchón ajustado a tus necesidades

Si la almohada es un elemento importante para tener un buen descanso, el colchón todavía lo, es más. En nuestro blog encontrarás muchas recomendaciones para elegir el mejor colchón que se adapte a tus necesidades.

En nuestra tienda, podrás encontrar todo tipo de modelos que se adapten a tus necesidades. Un buen ejemplo es el colchón viscoelástico bambú, uno de nuestros “top ventas” debido a que se trata de un colchón viscoelástico de calidad a un precio inmejorable. Este colchón tan económico, cuenta con 27 cm de grosor, un nivel medio de firmeza que te aportará una gran adaptabilidad y una la placa de espuma viscoelástica que te hará sentir completamente confortable. Características propias de colchones viscoelásticos premium.

Pero si no puedes permitirte comprar un colchón nuevo, o estas en un piso de alquiler también puedes optar por comprar un topper que se ajuste a sus necesidades. Los toppers o sobrecolchones son los mejores aliados para aquello que necesitan características especiales en su colchón para dormir bien, pero viven en pisos de alquiler o tienen que mudarse con continuidad. En Dormitorum tenemos algunas alternativas que te pueden servir, además, el precio es bastante más económico que un colchón nuevo.

Si sigues estos consejos para dormir mejor y descansar, vivirás con mayor bienestar. En Dormitorum creamos tus sueños por eso te ofrecemos los mejores equipos de descanso al mejor precio. El descanso no es un lujo, sino una necesidad que tiene que estar al alcance de cualquiera. Compra en Dormitorum y dormirás de lujo el resto de tu vida.
Espero vuestros comentarios aquí abajo, os ayudaremos en cualquier duda que tengáis 😉

Ir arriba